“Sí. Realmente lo hice… Murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real.. Creador de la app “La ballena azul”

Philipp Budeikin, de 21 años, fue capturado hace unas semanas en Rusia pues se le acusa de haber sido el quien inició el ‘movimiento’ suicida de la ‘Ballena Azul’. Además deberá responder por  haber promovido 8 grupos suicidas entre los años 2013 y 2016.

Hace poco se conoció una en el sitio web Saint-Petersburg donde Philipp reconoció lo que había hecho: “Sí. Realmente lo hice… Murieron felices. Les di lo que no tienen en la vida real: calidez, comprensión y comunicación”, dijo y agregó que el número de suicidios podría haber ascendido a 17, uno de ellos sin su influencia directa.

PUBLICIDAD

Además mencionó que luego de él surgieron muchos imitadores, que están tras de otros suicidios. Budeikin explicó, así mismo, cuál es el sentido de poner a los adolescentes a cumplir misiones a horas del amanecer “Si se viola el régimen (de sueño, de acostarse a las 21 y levantarse a las 8), la mente se vuelve más accesible a la acción”, dijo.

Leer también  Alerta en Colombia: 'La ballena azul’, macabro reto que lleva al suicidio entre adolescentes

Budeikin asegura que le caían todo tipo de candidatos al suicidio y él decidía si los llevaba a este, habló sobre la diferenciación entre ‘personas’ y residuos biodegradables, “Ellos (estos últimos) son los que no tienen ningún valor para la sociedad y solo le harán daño a ella. Estaba limpiando la sociedad de tales personas”, dijo, explicando uno de sus mayores enigmas, el nombre F57: F hace referencia a su nombre (Felipe, Philipp) y el 57 también asociados a algún número de identificación suyo en la época en la que inició el grupo.

Visto en Publimetro

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

dayana jaimes cuenta verdad caya varon

“Yo conocía a Caya Varón pero jamás fui su Amiga” Dayana Jaimes cuenta la verdad de Caya en entrevista

Buscar: La mujer, quien fue la pareja del hijo de Diomedes Díaz durante seis años, …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo