Respuesta a la profesora de periodismo que arremetió contra Vicky Dávila

PUBLICIDAD

Ante la carta de una profesora de periodismo en la que arremete contra la forma de revelar del vídeo del Senador Carlos, Ferro por parte Vicky Dávila, tuvo respuesta por parte de Leonel Uriel Alzate en el portal de opinión las2orillas.co

Señora Astrid González:

Cómo lamento que sea precisamente usted, una periodista, y además docente, quien se venga lanza en ristre contra una noticia del orden nacional, cuyo impacto, nefasto o depurador, deja como resultado la caída de un Viceministro y de un General de la Policía.

No quiero ni pensar lo que debe estar pasando y sintiendo la familia del exsenador y ahora exviceministro del Interior, Carlos Ferro. Sé que el tema del escarnio público es lamentable, doloroso y hasta ruín si se quiere, porque en últimas, pues que cada uno haga de su capa un sayo.

Pero, a vuestra merced como docente o periodista, le falta ir un poco un poco más al fondo el tema; si bien cada uno es libre de sus actos, de igual manera cada uno es responsable de los mismos, y, en este sentido, comienzo por citar una frase de George Orwell: “Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”.

Aquí hay algo claro y es que hay una seria posibilidad que exista red de prostitución al interior de la Policía, y esto, más allá de la doble moral o no del periodismo, es un delito se mire por donde se mire.

No olvidemos que hay una mujer Alferez de la Policía presuntamente muerta por descubrir cosas relacionadas con este tema. En segundo lugar, hay una Institución como la Policía, completamente desacreditada, y hay un Presidente que hasta ayer, estaba obstinado en mantener en la institución a un General de la Policía corrupto, arbitrario y peligroso; que es capaz de acabar con la carrera de cualquier oficial que se oponga a sus ideas, y de perseguir a periodistas y a todo el que intente desenmascararlo.

Creo que el viceministro es libre de tener los gustos sexuales que a bien tenga, pero por eso mismo, él tendrá que responderle a su familia por haberlos engañado durante toda una vida ocultando su condición sexual, porque para un político, el mentirle al país es normal; pero mentirle a su propia familia, en especial a sus hijos que pagarán el escarnio, me parece que eso sí es una infamia.

PUBLICIDAD

Profesora, aquí lo que se condena no es el homosexualismo, es la presunta trata de personas y el proxenetismo; recuerde usted, a finales de los noventas, el caso de Bill Clinton y su escándalo con Mónica Lewinsky, -cosa que era de su vida privada. Sin embargo,  al entonces mandatario de los norteamericanos le cobraron el haberle mentido al país.

Ahora, queda la pregunta: ¿No es el periodismo el arte de contar al país de manera veraz y oportuna hechos como estos que, además de lacerar el buen nombre de las Instituciones, involucra a decenas de periodistas perseguidos por decir la verdad?.

O dígame usted ¿Quién le debe responder a la familia de la Alferez fallecida, o a los Alumnos y oficiales subalternos que han sido víctimas de la mal llamada “Comunidad del Anillo” y que hasta ahora denuncian porque el miedo los turbaba hasta antes que el país conociera estas cochinadas que según ellos, ocurrían al interior de la Institución?

Dígame usted, profesora de periodistas, ¿Quién le responde al país por tanta corrupción, persecusión y doble moral en sus instituciones? ¿Quién le responde a decenas de miles de patrulleros que fueron engañados con promesas el día que entraron a la institución, promesas que no se cumplieron y por las cuales hoy muchos de ellos llevan hasta 15 años explotados laboralmente, esperando un ascenso que no se ha dado por cuenta de las mafias de poder que hoy dirigen a la Policía Nacional?

Señora Astrid, no estoy defendiendo a Vicky Dávila, pero déjeme contarle que el periodismo es otra cosa; tiene otros objetivos, y unos valores que usted está ignorando. Me preocupa como periodista, el ejemplo que transmite usted a sus alumnos, cuando se atreve a cuestionar de manera casi mal intencionada, diría yo, a esos colegas nuestros capaces de contar esas cosas que difícilmente sus alumnos le contaran al país si se llegasen a dejar infuenciar por su paupérrimo pensamiento sobre lo que es el verdaderos periodismo, que lacere a quien lacere, cumple la función para la cual fue creado.

Visto en: Colombia

Leer también  Juan Pablo Barrientos, mano derecha de Vicky Dávila, rompe su silencio!

No te lo pierdas

cover fb detenidos en carcel santa marta

A presuntos asesinos de vigilante en Santa Marta “los esperaron en la cárcel Rodrigo De Bastidas”

PUBLICIDAD Luego de seis horas, en una de las salas del Edificio Galaxia situado en …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo