¡Siniestro! Dueña de funeraria mandaba a matar a sus afiliados para cobrar por los servicios, sicarios la asesinaron a ella

PUBLICIDAD

La mujer, de 38 años, fue identificada como Derlys Soley Mateus Castañeda, y según registró hace dos meses el diario El Pilón un juez la condenó a cuatro años de prisión por integrar la banda criminal el ‘Clan Úsuga’.

En el informe de prensa, que citaba fuentes policiales, se revelaba que alias ‘Derlys’, de 38 años, era presuntamente la propietaria de una funeraria en la población de San Martín (Cesar), y que su negocio era vender seguros de vida y paquetes fúnebres en la región.

“Según la autoridad, Derlys Mateus tras vender los contratos de servicios fúnebres, ordenaba ejecutar a quien legalizaba el servicio”, informó el medio regional.

Por eso, dice, la Fiscalía la señalaba de estar involucrada en el asesinato de Marina de Jesús Rodríguez, en junio de 2008, cuando la mujer transitaba por una trocha en Aguachica.

PUBLICIDAD

El macabro negocio con la muerte del que al parecer se lucraba Derlys lo volvió a revivir este martes El Heraldo, en una publicación en la que señala que la estrategia de la mujer era hacer las afiliaciones a la funeraria “y luego ordenaba asesinar a sus clientes, para después prestar los servicios como la venta del ataúd, la velación y los demás que en vida las víctimas habían contratado”.

Leer también  Un restaurante Italiano de Barranquilla también cobra 'Descorche de pudin' si va a celebrar su cumpleaños.

Pero la mujer, oriunda de Santander, fue baleada por sicarios dentro de su funeraria en el preciso momento en que se encontraba en la velación de una niña.

Según contó un testigo en Noticias Caracol, los atacantes habrían usado armas con silenciador ya que no se escucharon los disparos.

No te lo pierdas

cover fb hombre y joven

¡Macabro crimen! Joven acribilló su ex-novia con 59 puñaladas

PUBLICIDAD Cerca de 59 heridas con arma blanca, le propinó, Duván Alexander Sánchez a Deisy …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo