Su jefe lo sorprendió estudiando durante su descanso laboral y lo fotografió. Luego, su vida cambió.

Se trata de la historia de un joven paraguayo de 20 años llamado Roberto Ríos que trabaja construcción en su país de origen. Lamentablemente el acceso para estudios en el país es bastante complicado, pero a pesar de los sacrificios en el trabajo de la construcción, que de hecho es muy agotador y mal pago Roberto ha roto con los paradigmas y también continúa con sus estudios.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Esta historia ha conmovido a todos ya que su jefe hizo una fotografía de Roberto estudiando arduamente para un examen mientras tomaba la pausa para almuerzo. Este joven de bajos recursos asiste todos los días a su trabajo para conseguir dinero para la familia y completar sus estudios, aunque tiene la meta llegar a la universidad y estudiar la carrera de arquitectura.

Su jefe comenta que se siente muy satisfecho con el trabajo de Roberto y que es una persona inspiradora y siempre busca la forma de echar hacia delante sin importar los obstáculos. Luego que la foto de Roberto comenzó a circular en las redes, apareció una persona con buenos recursos económicos y decidió ayudar a Roberto en todo lo que necesitara para que alcance su meta.

Leer también  Joven publica una foto sexy y su padre le respondió de una manera magistral

La foto fue tomada hace poco más de un año, ahora Roberto se encuentra cursando su carrera de ingeniería apoyado de un uruguayo radicado en estados unidos que cubre sus gastos. Por eso es que cuando estamos enfocados y luchamos para alcanzar nuestras metas, siempre es importante que lo hagamos con determinación y en el camino aparecerán personas que valorarán esa actitud.

Visto en: CubeoFull

No te lo pierdas

niña pilas

Esta niña se comió algo que todos tenemos en casa comenzó a vomitar sangre y murió… Ahora ADVIERTEN a todos padres sobre este peligro.

Esto que compartimos hoy con todos ustedes en este articulo essobre la trágica muerte de …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo