Su padre está paralizado y su madre los abandonó, pero lo que este niño hace… Te hará llorar.

PUBLICIDAD

Es una historia conmovedora, se trata de Ou Yanglin de solo siete años de edad, quien cuida de su padre parapléjico desde que su madre los abandonó.

Su padre Ou Tongming sufrió un accidente al caer de un piso dos de una construcción donde laboraba en el año 2013, y de allí en adelante su padre quedo completamente paralizado de la cintura para abajo.

La esposa luego de habérsele agotado el dinero en tratamientos médicos y medicina, los abandonó, llevándose con ella a su hija menor de tres años y dejando a Yanglin para que se encargue de cuidar a su padre.

Yanglin, todos los días alimenta a su padre antes de irse al colegio, a eso de las 6 am. Aprendió a cocinar, a salir a comprar los alimentos al mercado.

Este jovencito que solo cursa el primer grado, divide sus actividades escolares con la responsabilidad de cuidar padre.

PUBLICIDAD

Yanglin trabaja como recoge chatarras, para ganar un dinero extra al que recibe por la discapacidad de su padre que son $65 dólares mensuales, lo que apenas le alcanza para los gastos del padre.

Leer también  Su sueño es entregar a su hija en el altar pero tiene Leucemia y está en silla de ruedas. Luego pasa lo impensable.

Él le limpia las llagas que le salen en el cuerpo producto de estar tanto tiempo acostado.

El pequeño, desea “Crecer rápido” para trabajar y poder ganar más dinero y ayudar más a su padre con su enfermedad.

El padre del pequeño Tongming muchas veces llegado a pensar en suicidarse de solo pensar que es una carga para su pequeño hijo, pero recapacita porque no lo quiere dejar solo.

Si esta historia te ha conmovido, no te la quedes para ti y compártela con los tuyos.

Visto en: DatosSocial

No te lo pierdas

Screenshot 2017-09-20 10.19.23

La foto de Pablo Escobar que enfureció tanto a los Estados Unidos

PUBLICIDAD Pablo Escobar, el narco colombiano más famoso de la historia, también tuvo su sentido …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo