Saltar al contenido

Si te quedaste ‘enhuesado’ en casa, esto es para ti. 68 sitios para ‘turistear en Semana Santa’ sin salir del Atlántico

Foto: Girora

Actividades como senderismo, camping, avistamiento de aves, exploración de flora y fauna, montañismo y agricultura rural, son parte de la oferta de turismo sostenible que ofrece el departamento.

Para hacer turismo no necesita salir del Atlántico. Si usted es de esas personas apasionadas por las maravillas que ofrece la naturaleza, le gusta respirar aire fresco y busca desestresarse un poco de la vida citadina, el Departamento le ofrece algunos atractivos de esta naturalidad.

Foto: Girora
Foto: Girora

Senderismo, camping, avistamiento de aves, exploración de flora y fauna, montañismo y agricultura rural, son algunas de las opciones que puede encontrar en estos lugares. Solo basta alistarse con ropa cómoda, buenos zapatos y llevar mucha hidratación, además de unos cuantos pesos para poder llegar hasta el sitio, ser guiado y alimentarse durante la travesía.

Destinos como Galapa, Usiacurí y Tubará están dentro del listado de esos parajes obligados a visitar. Allí –territorios de la tribu indígena Mokaná – puede hacer planes desde los $18.000 hasta $110.000, según la actividad que vaya a realizar.

A escasos 15 minutos de Barranquilla se encuentra el Parque Biotemático Megua, en el municipio de Galapa. El terreno de 32 hectáreas –30 de bosque seco tropical–, es el lugar predilecto de las familias que buscan una aventura ecológica. Todas las actividades que allí se desarrollan están diseñadas para sensibilizar y transmitir conocimientos ambientales a niños y adultos a través de la recreación.

La ruta sigue en Usiacurí, municipio conocido como el pesebre del Atlántico. Dos de sus atractivos naturales son los pozos de aguas mineromedicinales, ubicados en el casco urbano muy cerca de la casa-museo del poeta colombiano Julio Flórez. El segundo es Luriza, área del departamento declarada como reserva ambiental.

Para el caso de Tubará, en el corregimiento de El Morro se encuentra Piedra Pintada, rocas que fueron talladas por los indígenas Mokaná y que tienen más 900 años. De otro lado, situado a cuatro kilómetros del casco urbano del municipio está El Chorro del Corral de San Luis, donde hay una piscina natural de agua cristalina servida por una cascada.

Estos y otros sitios del Departamento van a ser promovidos en un clúster de turismo sostenible y experiencial que la Gobernación del Atlántico, la Universidad del Costa, la Universidad Autónoma del Caribe y otros actores del sector, vienen liderando en procura de consolidar y potencializar para brindar una oferta sólida a propios y visitantes.

De acuerdo con Nataly Puello, coordinadora del Clúster Turismo de Naturaleza, esta iniciativa será una labor complementaria para la cadena turística del departamento del Atlántico que tiene como objetivo dinamizar la competitividad de todos los actores hacia un turismo experiencial y sostenible.

“Nosotros hicimos una labor inicial de un diagnóstico para definir cuáles son los atractivos turísticos que tenemos en torno a la naturaleza en el Atlántico. Hemos encontrado que son muchísimos los potenciales que tenemos desde los municipios y que desconocemos. Una de las principales actividades que se va a emprender desde el clúster para el próximo año va a ser la definición de ese inventario”, sostuvo Puello.

Los resultados del diagnóstico muestran que se han identificado, hasta el momento, 67 atractivos turísticos naturales en 19 de los municipios del Atlántico, como lo son Piojó, Luruaco, Sabanalarga, Puerto Colombia, entre otros. (Ver infografía).

rutas-turisticas-en-el-atlantico

El clúster busca la certificación por parte del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y así poder formalizarse en enero o febrero del año próximo. Asimismo, para esa fecha emprenderá el proceso de sinergias o alianzas estratégicas.

“La labor de clúster además de propender por la competitividad de todas las empresas que hacen parte del mismo, busca potenciar esos atractivos turísticos, la generación de proyectos, a la búsqueda de recursos para cofinanciar esos proyectos y ayudar a las comunidades y los municipios a que se desarrollen”, puntualizó Puello.

Pozos de aguas y Luriza, en Usiacurí

Saliendo de Barranquilla por la Vía Cordialidad, pasando por Galapa y Baranoa, usted llega al municipio de Usiacurí. Allí se va a encontrar con el primer destino que son los Pozos de aguas mineromedicinales, conocidos por sus propiedades curativas en pasadas épocas.

Podrá realizar un recorrido de una duración de 40 minutos por los ocho pozos que han sido restaurados y durante la caminata por la microcuenca que atraviesa la zona recibirá información de la historia que envuelve este atractivo turístico. El clima es agradable y se pueden apreciar árboles frondosos.

Leer también  Tres hectáreas de zona verde, reemplazadas por cemento en la Escuela Normal Superior "La Hacienda"

A seis kilómetros del casco urbano del municipio se encuentra la reserva ambiental Luriza, un paraíso donde predomina el color verde en sus diferentes tonalidades. Allí podrá realizar senderismo, avistamiento de aves, exploración de flora y fauna, camping, entre otros. Este terreno de 837 hectáreas de bosque seco tropical –alrededor de 200 abiertas al público– cuenta con 142 especies de árboles, en aves 138, en reptiles y lagartos 48 y en animales mamíferos hay 25 familias. Es una de las áreas con mayor número de flora y fauna nativa conservada.

Si usted quiere visitar los pozos de aguas y demás lugares ecológicos y culturales en el municipio, podrá adquirir planes que van desde los $49.000 hasta los $110.000. La agencia de turismo Asoargatur en asocio con la fundación Frambaus, ofrece el recorrido multitemático.

Si lo que quiere es ir a Luriza, el costo por el servicio de guía turístico ofertado por la fundación Usiacurí Verde es de $70.000.

luriza

Piedra Pintada y El Chorro de San Luis

Para llegar a Piedra Pintada, el petroglifo Mokaná de más de 900 años, hay que partir de la capilla de El Morro, corregimiento del municipio de Tubará, y desde allí subir el cerro por el camino llamado el Cielo.

Este lugar a pesar de no contar con guías turísticos es muy visitado por curiosos de la historia ancestral de la tribu indígena que habitaba estas tierras.

El acceso desde el corregimiento hasta la entrada de donde se encuentra el atractivo es un camino pedregoso y complejo al momento de adentrarse al bosque de la zona, puesto que hay que caminar 600 metros por un sendero empinado hasta encontrar piedra pintada.

En el bosque se puede apreciar animales como el mono aullador, ardillas, entre otros. Acampar y realizar expediciones, son otros de los planes que este lugar. El Chorro de San Luis, situado a cuatro kilómetros del casco urbano de Tubará, es un lugar que cuenta con un afluente de agua cristalina servida por una cascada, donde los visitantes pueden hacer uso de ella.

Este espacio acaparado por la vegetación virgen de un bosque guarda amplia diversidad de fauna y flora.

Las personas que deseen conocer el lugar deben ir preparadas con alimentos o en su defecto hablar con los lugareños para gestionar el almuerzo. El acceso al lugar es gratuito. No cuenta con guías, ni existe una oferta de turismo consolidada.

dsc_6349

La aventura ecológica en el Parque Biotemático Megua

Desde Barranquilla a unos 15 minutos está el Parque Biotemático Megua (Km 14 Vía Cordialidad, antes del peaje de Baranoa), en este lugar de 32 hectáreas usted puede hacer senderismo, agricultura rural, montañismo y camping.

Para quienes buscan conectarse con la naturaleza, cuenta David Lamilla, coordinador de guías del Parque Biotemático, hay un sendero de los sentidos, el cual está dividido en seis caminos: la vista, el olfato, la audición, el tacto, el gusto y el equilibrio. Y para los que prefieren conocer y vivir experiencias más a fondo sobre el medio pueden optar por el vivero, la agricultura y la granja.

En el primero, enseñan el ciclo de vida de las plantas, cómo sembrarlas, abonarlas y utilizarlas. La segunda, muestra la producción orgánica de los alimentos, enseñan las formas de cultivos urbano y rural. Y en la tercera, se encuentran animales domésticos como gallinas, conejos, cerdos, vacas, chivos, entre otros; que pueden ser alimentados por los visitantes.

Asimismo, quienes deseen realizar caminatas, están las 30 hectáreas de bosque seco tropical –recorrido con guía– donde hay avistamiento de aves.

El Parque cuenta con servicio de piscina, parque infantil, kioscos, tiendas, restaurante, parqueadero y baños.

Abre al público los sábados, domingos y festivos de 9 a.m. a 5 p.m. Se pueden hacer reservas de grupos grandes los días de semana para paseos de colegios, fiestas, eventos corporativas, etc.

El costo de la entrada está a $18.000 adultos y niños menores de 12 años $16.000. El dinero incluye recorrido por el parque, uso de piscinas.

megua1

Un articulo del: www.elheraldo.co

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo