Tras 11 años juntos, él le pide matrimonio, pero ella le rechaza. 1 año después, su vida es completamente diferente

Jennifer Ginley siempre había sido una niña feliz, con una vida plena. A los 26 años tenía todo lo que deseaba: era trabajadora social, tenía amigos, y un novio maravilloso con el que vivía en Liverpool (Inglaterra). Por eso, nunca pensó que su peso iba a ser un hándicap en su vida.

Cuando era una niña, no era más grande que el resto de sus amigas de la escuela. Pero, cuando entró en la universidad, comenzó a engordar. Su dieta se basaba básicamente en comida basura, chocolate, patatas fritas y, en resumen, muchas calorías. Cuando se graduó, había ganado casi 32 kg y pesaba unos 120 kg.

Su novio Luke, con el que llevaba ya 11 años, había intentado pedirle matrimonio varias veces, pero ella siempre se negaba. No se negaba a casarse con él, sino a casarse siendo lo que ella consideraba una “novia gorda”. No era exactamente la imagen con la que había soñado vivir ese momento, y no se sentía a gusto.

En 2015, tuvo que comprarse ropa de la talla 26 (una XXXL) para pasar el verano con sus padres en Florida, un viaje con el que soñaba desde hace años. Además, tuvo que pedir una extensión para el cinturón de seguridad en el avión porque el suyo no daba más de sí. Por si no fuera poco, las fotos de aquellas vacaciones la impactaron de tal modo que hundieron su autoestima.

“Me vi completamente con otros ojos, parecía tan poco saludable que lloré, preguntándome cómo y por qué me había hecho esto a mí misma”, confiesa Jennifer.

Leer también  28 cosas realmente estúpidas que hacemos cuando nos peleamos con nuestra pareja

Fue entonces cuando ella abrió los ojos y vio que algo en su vida tenía que cambiar.

PUBLICIDAD

En mayo de 2015, ella y su hermana asistieron a un encuentro organizado por Slimming World, una empresa que ayuda a perder peso enseñando a comer sano. En ese momento, tras una calurosa bienvenida, Jennifer supo que estaba haciendo lo correcto. Comenzó a cuidar lo que comía, abandonando la comida basura, y en tan solo un año… ¡consiguió perder 57 kg y tener una talla M! Para motivarse, decidió crear un diario en Instagram. Todos los días publicaba fotos de lo que comía, y pronto empezó a notar los cambios.

Su cambio fue tan espectacular que los miembros de Slimming World la han nombrado Miss Slinky (“ajustada”) 2017. Y por si no fuera poco, por el camino ha ganado 75.000 seguidores en Instagram, que siguen expectantes el día a día de Jennifer. Además, será la portada de la revista de Slimming World en el próximo número.

¡El cambio es increíble, y en tan solo un año! Luce como una persona completamente diferente.

Pero justo antes de Navidad, llegó el momento esperado: ¡Luke le pidió matrimonio (otra vez)! Y esta vez, ella ya estaba lista para decir sí. Ahora sí era la novia que había soñado ser.

Lo que hizo Jennifer nos da una buena lección de vida: para poder querer a los demás, hay que empezar queriéndose a uno mismo. Si no te sientes bien con tu cuerpo, ¡cambiarlo está en tu mano!

Visto en NoLoCreo

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

400170_20170526000847

La niña que fue mordida por un lobo marino podría morir

Buscar: El video de lo que ocurrió se volvió viral, pero la mordida de esos …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo