Tras un accidente de moto a esta chica le crece algo dentro. Pero le dice al médico que lo deje donde está

En septiembre de 2012, Gemma Holmes, una trabajadora social de 26 años, conducía su motocicleta por Hilperton, Inglaterra, cuando de pronto se estrelló contra un vehículo aparcado. La fuerza de la colisión la hizo saltar por los aires y chocar contra una farola.

Gravemente herida, Gemma fue llevada en helicóptero al hospital, donde la sometieron a una operación de urgencias en la espalda. Los médicos pensaban que no sobreviviría. Gemma se había roto la espalda y sufría daños cerebrales.

Pero pese a todo pronóstico, Gemma despertó del coma 3 meses después. Fue entonces cuando supo que estaba embarazada de 4 meses. Las heridas que había sufrido en el cráneo le habían provocado amnesia y Gemma no recordaba estar embarazada, al padre del bebé o los últimos 3 años de su vida. Su madre, Julie, supo que su hija estaba embarazada una semana después del accidente, pero no se lo contó a nadie por miedo a que Gemma no sobreviviera.

Gemma debía tomar entonces una decisión: tener al bebé o abortar. Si decidía tenerlo, no podría tomar ninguna medicación contra el dolor para no dañarlo y era posible que su cuerpo no soportara las contracciones, porque se había roto la espalda.

“Me dijeron que podía abortar si quería, pero una vez que supe que mi hijo estaba en mi interior, no pude. Sabía que sería difícil. Apenas podía cuidar de mí misma y caminar era imposible. Pero no podía parar de pensar que este bebé había llegado, sin esperarlo, por un motivo”.

Leer también  Esta bebé de 11 meses está en estado crítico luego de ser secuestrada y violada por más de dos horas
PUBLICIDAD

A pesar de no recordar haber tenido una relación sentimental, Gemma decidió tener al bebé. “Pensé que si el pequeño bebé de mi interior había logrado sobrevivir al terrible accidente de tráfico, estaba destinado a vivir”.

El 2 de mayo de 2013, 2 semanas antes de salir de cuentas, Gemma dio a luz en un parto inducido para aliviar el dolor de su espalda. Cuando su pequeño nació, Gemma ya sabía el nombre que le quería poner, puesto que siempre pensó que sería un niño: Rueben.

Gemma debía someterse a más operaciones, pero pudo cuidar y darle pecho al pequeño Rueben Miracle William Holmes durante 6 meses. Madre e hijo se encuentran bien y sanos.

El padre de Rueben ha sido localizado y quiere formar parte de la vida de su hijo. Sin embargo, sus padres han decidido no seguir su relación.

Increíble. Después de tan trágico accidente, nadie hubiera esperado que estas dos personas sobrevivieran y formaran ahora una feliz familia.

Comparte esta historia con alguien que creas que necesite un poco de esperanza hoy.

Visto en NoLoCreo

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

couple-916x542

Mintió que estaba enfermo para no ir al trabajo. Pero su jefe lo descubre y lo trollea épicamente

Buscar: Todos hemos pasado por un momento en el que último que queremos es ir …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo