Saltar al contenido

Turistas argentinos se pusieron a coger ‘fresquito’ en Cartagena y les cobraron $525 mil

Les habían cobrado 525 mil pesos por puras bebidas que solo costaban 65 mil pesos.

Roxana Fernández, turista argentina, jamás olvidará que bebió y pagó la piña colada más cara de su vida en Cartagena.

La tumbada sucedió en Playa Blanca, cuando la mujer y un acompañante pidieron una piña colada, un coco loco, una limonada de coco, dos botellas con agua y el servicio de un parasol junto a dos sillas, por lo cual les cobraron la suma de 525 mil pesos, cuando en realidad la cuenta no pasaba 65 mil pesos.

En vista del valor tan alto, las turistas pagaron al restaurante Negrito con una tarjeta débito, pero se quedaron con el sinsabor y la molestia de que las estaban “tumbando”.

No solo fue la piña colada, además fue el precio del llamado coco loco, por 85 mil pesos; la limonada de coco a 75 mil pesos, además de dos botellas con agua a 10 mil pesos cada una; y como si se tratara de un valor agregado al ‘super servicio’, los descarados incluyeron una propina de servicio por 180 mil pesos.

Leer también  Con una sonrisa y dedo arriba, la popular Nubia se recupera satisfactoriamente

“Con la información aportada por las dos ciudadanas argentinas, funcionarios de la Estación de Policía Playa Blanca y de Policía de Turismo,acudieron al lugar, aplicando un comparendo al establecimiento, con suspensión temporal de la actividad comercial”, señaló la Policía

En las instalaciones del Comando de la Policía Metropolitana de Cartagena, el comandante de la Estación Playa Blanca, Teniente Rogers Pérez, hizo devolución del dinero cobrado de manera excesiva a la ciudadana.

“Qué increíble. Estas cosas en Argentina no pasan, mucho menos con tanta eficiencia. Estamos agradecidas con la Policía de Cartagena y Playa Blanca, que estuvieron para ayudarnos en cuanto nos hizo falta. Esperemos que esto sirva para que cosas así no vuelvan a pasarle a ningún turista extranjero. Muchísimas gracias”, expresó Fernández.

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo