Saltar al contenido

Una mujer se queda sin cejas después de habérselas tatuado

Un día después de haber ido a una clínica para que le tatuaran las cejas, Amanda Coats, de 43 años de edad,  se despertó con la piel irritada y despellejada en la zona.

La australiana ha denunciado en su cuenta de Facebook a la clínica que le tatuó las cejas. “He acabado con una infección grave por esta clínica. La mujer que me lo hizo estaba muy apurada entrando y saliendo de la habitación atendiendo a otros clientes durante mi procedimiento, no se puso guantes, ni mantuvo el material estéril”, escribió la joven en su cuenta.

Amanda llamó a la clínica para comentarles lo que había pasado, pero en vez de ayudarla la ignoraron.

En su defensa, la clínica alega que probablemente le dio reacción el pigmento de la tinta o no siguió correctamente con los consejos del doctor o la medicación prescrita. Y que ellos cumplen con todos los reglamentos de salud y seguridad.

Leer también  Mensaje del grupo de militares venezolanos que se rebeló contra Nicolás Maduro: "Respondamos balas con balas"

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo