¿En verdad crees que la peor noticia que podrían darme mis hijas es que sean lesbianas?

La Biblia nos enseña que Dios es Santo, en Él no hay maldad ni pecado; que los hombres (la humanidad entera – hombres y mujeres) nacemos separados de Dios; por culpa del pecado, nuestro entendimiento se ha entenebrecido, y no conocemos a Dios, no hay ni un solo justo, ninguno que haga lo bueno, nadie que busque a Dios.

Y como somos incapaces de obedecer la ley Dios, todos somos enemigos de Dios, aún desde nacimiento, justos merecedores de Su Justa condena.

Yo ya he recibido la peor noticia sobre mis hijas; ellas separadas de Dios están pérdidas, muertas. Nacieron siendo enemigas de Dios, no aman sus caminos, y si permanecen allí, serán separadas eternamente, junto con todos los que no crean en Cristo y su obra.

Por eso me esmero en enseñarles a diario sobre la buena noticia, que de paso te la comparto. Que todos estábamos incapacitados para ser salvos, pero Dios por amor, y en su infinita Gracia, envío a su único hijo, Jesús, para obedecer y cumplir fielmente toda la ley de Dios Padre, de tal modo que fuese un cordero perfecto, un sacrificio sin tacha y sin mancha, digno y suficiente para aplacar la ira de Dios, y para pagar (porque Dios es justo, y en efecto hace justicia) por todos los pecados de Su pueblo escogido: que muriendo en una cruz como un maldito, y siendo sepultado en una tumba, fue levantado por el poder del Espíritu Santo, de entre los muertos, y al tercer día resucitó en cuerpo glorioso, que comió y vivió resucitado por 40 días con los suyos, y que al cabo de estos, fue llevado a los ojos de todos, al cielo en Gloria y Majestad.

Leer también  Filtran imagen de bebés robados que son enviados a EE.UU. Los venden en 100 mil dólares
PUBLICIDAD

Hoy está sentado a la diestra de Dios Padre, en el trono de Gracia, gobernando y reinando sobre todo principado y potestad, porque le fue dado el nombre sobre todo nombre, y que de ese mismo trono se levantará para volver al tierra, no a morir en una cruz, sino a dictar juicio, de vida para los suyos y de muerte para los incrédulos.

Vendrá en Gloria, se llevará a su iglesia, y arrojará a los incrédulos al lago de fuego y azufre por toda la eternidad. Y todo el que en esta buena nueva crea, es decir, en Cristo, es llamado hijo de Dios, y será salvo.

Si un día mis hijas me dicen que son lesbianas, solamente corroboran lo que ya sé, que nacieron separadas de Dios, y si mueren así en esta condición, yo diré “Amén” porque habiéndoles predicado de Cristo, prefirieron las tinieblas en vez de la luz, y Dios siendo Justo les dará su justa condena.

Clamo a Dios -y Gloria a Su Nombre si así lo decreta- porque mis hijas sean salvas y reciban el don de la fe, que es por Gracia; y Gloria a Dios si tú, crees hoy la buena noticia: que estás destinado a una eternidad separado de Dios, pero que si crees hoy en Cristo, y te arrepientes de tu pecado, serás salvo.

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

interna+

Tres diplomas, tres pregrados y 23 años de vida

Buscar: El pereirano se graduó el mismo día de Negocios Internacionales, Administración de Empresas y …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo