(Vídeo) Capturan al violador de la trocha de Miramar y una víctima lo patea

Es preocupante el incremento en Barranquilla de los delitos contra la libertad, integridad y formación sexual. Ya no solo esta conducta criminal  se  presenta en determinados sectores de la urbe, sino que estos actos se han  masificado en el norte de la ciudad, sin que  las autoridades policial y administrativa-política hayan analizado concienzudamente esa grave  modalidad criminal, que en cualquier momento  puede convertirse en una epidemia.

Este violador en serie es sin duda un elemento  criminológico que debe ser estudiado cautelosa y científicamente  para  así  adentrarse a una estrategia contra  los violadores en serie, para esto es imprescindible  la creación de banco de ADN no solo para las personas proclive en estos delitos sino también que concentre el material genético de todos los seres que habitan en nuestro territorio. Así pues, se resolverán pronto muchos hechos delictivos, para la tranquilidad y el progreso de la sociedad.

Con  la aprehensión por parte de la Policía Nacional del violador en serie Luis Gregorio Morales Calderón, se ha dado un alivio a la comunidad barranquillera, más concretamente a la zona norte. En carrera criminal este sádico accedió carnalmente a muchas mujeres, siendo las empleadas domésticas las más apetecidas, sin olvidar  también los actos sexuales y carnales contra algunas damas encopetadas, quienes para   no ser estigmatizadas  socialmente no  lo denuncian.

Al parecer su actividad impulsiva y agresiva en lo sexual tiene su origen desde hace muchos años atrás, este  violador en serie es  un plato importante para los investigadores en el campo de los violadores reincidentes, pues ahora es sustancial que la investigación no quede exclusivamente en lo eminentemente jurídico  sino también en olfatear su biografía criminal y los factores externos y causas endógenas que hizo brotar esta violencia sexual y reiterada contra el sexo femenino.

Leer también  (Video) De los creadores de "Esto se va a descontrolar" llega "Marica mi mamá me va a matar" la version costeña.
PUBLICIDAD

Barranquilla debe estar más tranquila, pero lo verídico es que en esta urbe y el departamento del Atlántico deambulen por doquier violadores en serie en busca de su presa. En este sector de la ciudad se  está observando que las víctimas femeninas están denunciando  un poco más, pero no es suficiente porque la cifra negra de esta especialidad delictiva es muy amplia.

Es necesario que las autoridades nacionales controlen la  venta sin fórmula médica de medicamentos para aumentar el libido y la erección en el varón, en razón a que esto también podría  estar contribuyendo en el desarrollo de esta modalidad delictiva. Como es el caso del llamado  medicamento natural  ‘Mero macho’  que activa rápidamente  el campo sexual y  es a bajo precio, inclusive se vende  masivamente en sitios diferentes a las farmacias y sitios naturales legalizados.

El seguimiento  al “violador de la trocha” tiene que darse cuanto antes, este no solo es legal sino médico–social  y criminológico. Esto en razón a que varias instituciones del Estado y privado que estudian estos  temas tienen que aportar para  prevenir, explicar y diezmar tal accionar criminal que afecta a una sociedad, puesto que el estrés post traumático afectará por mucho tiempo a las víctimas de la violación, lo que ocasionaría un problema de salud pública. En una sociedad organizada y respetada la reducción de esta modalidad criminal es una realidad, pero debemos comprender y aceptar que estamos en una organización social con muchos problemas y falta de especialistas en este campo, por ende tenemos los dirigentes que nos merecemos.

Visto en LaLibertad

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

Screenshot 2017-07-22 03.22.28

(Video) Guardaparque del Jardín Botánico trato de ignorante a integrantes de fundación por llevarle comida a los animales

Buscar: La fundación Colitas Callejeras hace unos días exactamente 3, subimos una imagen donde expresamos nuestra …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo