“Yo no quería hablar de Dios, pero él mismo me jaló las orejas”: Silvestre Dangond

Siguen los cambios de Silvestre Dangond, quien a principios de este año tomó la determinación de hacer varias modificaciones a su estilo de vida. Desde enero decidió alejarse de las malas amistades, se rapó la cabeza y dejó de tomar licor. El giro a su pensamiento va más allá, pues ahora evita hacer sus presentaciones a altas horas de la madrugada para no tener que lidiar con borrachos, cerró su círculo social y se aferró más a su familia.

Hace unos días atrás abrió su corazón y contó la forma en la que recibió el llamado de Dios a través de varias personas. Un excompañero del colegio que se encontró el primer día de este año y el regalo de una fanática, le abrieron los ojos.

En sus manos ahora lleva libros cristianos de Alex Campos y Cindy Trimm, hace constantemente reflexiones en las tarimas a donde llega, habla de la familia y el amor. Se burla de lo que él era antes y pone ejemplos de lo que no se debe hacer cuando se consigue la fama. “Antes me colocaba joyas, relojes finos, porque eso me daba seguridad. En algún momento, en lo hueco que tenía en la cabeza, yo pensaba que hasta por eso me admiraban… hoy en día me arrodillo, oro y no necesito más nada” afirmó en su paso por Cartagena.

Leer también  Coloca unas bridas en la rueda del carrito de su bebé. La razón es muy inteligente

PUBLICIDAD

“El amor no es las maripositas en el estómago, porque las maripositas en el estómago se pasan… Si usted quiere sentir maripositas en el estómago va a tener cambiar de mujer cada 15 días… El amor es una decisión… Usted decide con quien acostarse y con quien levantarse” escucharon sus fanáticos en otra de sus presentaciones.

Silvestre dice ahora abiertamente que goza en Cristo y ora antes de presentarse en sus conciertos. En una oportunidad que no lo hizo, no se sintió bien y detuvo su show para orar en público.

“Yo decía que no quería hablar de Dios, pero él mismo me jaló las orejas” escribe el cantante emocionado en sus redes sociales. Así es el renovado Silvestre Dangond, el que ya no usa “Para el despecho, el licor” sino una sentida oración a Dios.

Visto en: OlimpicaStereo por Jota Flórez
Olímpica Stereo Bogotá

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

escamas

Esta mujer estuvo 3 semanas cubierta de escamas de pescado. Cuando los médicos se lo quitaron, no lo podían creer.

Maria Ines Candido da Silva, de 36 años, se encontraba trabajando como camarera en un …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo