10 Señales de que tienes altos niveles de cortisol, la hormona del estrés, y lo confundes con otra cosa

La vida en el mundo actual puede llegar a ser demasiado estresante. Las actividades, responsabilidades y compromisos que cada día nos superan pueden traer consigo un gran deterioro en el organismo. Es por eso que hoy te hablaremos del cortisol, y de los peligros que conllevan sus altos niveles en el organismo.

Cuando estamos demasiado estresados, el hipotálamo, ubicado en la base del cerebro, desprende ciertas señales hormonales y nerviosas de alarma, las cuales impulsan a las glándulas suprarrenales, las que a la vez desprenden una oleada de hormonas, entre ellas la adrenalina y el cortisol.

Pero veamos a continuación: qué es realmente el cortisol y qué función cumple en el organismo.

¿Qué es el cortisol y cuál es su función?

El cortisol es una hormona esteroide, secretada por las glándulas suprarrenales.

Todos necesitamos de esta hormona para vivir, dado a que nos proporciona (en cantidades equilibradas), los siguientes beneficios:

  • Regula la presión arterial
  • Equilibra el efecto de la insulina, manteniendo los niveles de azúcar en sangre regulados
  • Protege al sistema inmune
  • Ayuda al organismo a combatir el estrés

Sin embargo, los altos niveles de cortisol en el organismo pueden llegar a provocar graves daños en él.

La condición conocida, en la cual los niveles de cortisol en el organismo son demasiado altos por determinado lapso de tiempo, es llamada Síndrome de Cushing.

Causas comunes del Síndrome de Cushing:

Estrés crónico (el cortisol es conocido también como “la hormona del estrés”)
Transtornos suprarrenales
Medicamentos esteroides similares al cortisol
Excesivo consumo de alcohol
Depresión a nivel severo

10 señales para detectar los altos niveles de cortisol en el organismo

Es normal sentirnos de vez en cuando algo molestos, cansados, fastidiados o tristes. Lo que no es normal, es sentirnos siempre bajo alguna de estas condiciones de estado de ánimo.

A continuación te mostramos las 10 señales principales para detectar los altos niveles de cortisol en tu organismo.

1. Problemas digestivos: Los altos niveles de cortisol disminuyen en el organismo la producción de enzimas necesarias para ayudar a digerir los alimentos, lo que hace que comencemos a padecer de molestos problemas digestivos.

Es por esto que en ocasiones cuando estamos demasiado estresados, comenzamos a presentar problemas digestivos.

2. Enfermedades cardíacas y presión alta: Demasiado estrés puede significar un considerable riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y de presión.

3. Problemas para conciliar el sueño: Los altos niveles de cortisol en el organismo también pueden llegar a ocasionar graves padecimientos al momento de conciliar el sueño.

4. Aumento de peso: El cortisol estimula el apetito y los antojos de dulces y otro tipo de carbohidratos, los cuales pueden contribuir al aumento de peso.

5. Piel envejecida y arrugas: Los altos niveles de cortisol también deshidratan la piel.

6. Dolores y molestias óseas: Especialmente en las espalda y zonas lumbares.

7. Susceptibilidad a contraer infecciones: Los elevados niveles de cortisol en el organismo pueden llegar a deteriorar de gran manera al sistema inmune.

8. Vello facial en las mujeres: Este padecimiento también puede llegar a generar un gran desequilibrio hormonal, particularmente en las mujeres.

9. Estrías: Son otra de las consecuencias más notables para quienes padecen de este tipo de descontrol hormonal.

10. Considerables cambios de humor: Si hace mucho que te sientes deprimido, ansioso, estresado y/o cansado, podrías estar experimentando las consecuencias de los altos niveles de cortisol en el organismo.

Es importante aclarar que el estar manifestando uno o más de estos síntomas de manera simultánea, no asegura que tus niveles de cortisol sean altos. Presta más que nada atención a tu estilo de vida y a tu estado anímico para determinar de manera segura si padeces de altos niveles de cortisol.

¿Cómo bajar los niveles de cortisol?

  • Realiza ejercicio de manera regular
  • Reduce tu consumo de cafeína
  • Trata de dormir lo adecuado y sin interrupciones
  • Cuida tus niveles de azúcar en sangre
  • Bebe mucha agua
  • Toma suplementos anti-estrés
  • Medita y realiza prácticas que sean de tu gusto y que te tranquilicen