Bebé no podía contarle a sus padres sobre su cruel niñera, pero su perro si lo pudo hacer

Los perros son realmente criaturas increíbles. Cualquiera que haya pasado largo tiempo con uno de ellos puede dar fe del hecho de que estos animales comparten un vínculo más estrecho con los humanos que cualquier otro animal.

Son fieles y leales hasta la muerte, son animales muy protectores, y por ello podemos decir que los perros son los mejores amigos del hombre desde siempre.

Todos los días escuchamos historias sobre perros que han salvado vidas o han advertido a las personas de peligros futuros, y ello es en gran parte debido al hecho de que estos animales pueden detectar cosas que nosotros no podemos.

Los padres Benjamín y Hope Jordan contrataron a una niñera para que cuidara a su recién nacido Finn. Killian, su perro, se dio cuenta enseguida de que algo pasaba.

Siempre ladraba a la niñera cuando ella trataba de acercarse a Finn, sabiendo instintivamente que ella no era adecuada para el nuevo miembro de la familia.

Benjamin y Hope Jordan se habían mudado recientemente a Charleston, Carolina del Sur, en Estados Unidos, y por eso necesitaban encontrar a una niñera que cuidara de su pequeño hijo, Finn.

Hicieron las diligencias precisas y finalmente contrataron a la persona que ellos pensaban era la adecuada. Cinco meses después de contratarla los padres, sin embargo, comenzaron a notar un cambio en el comportamiento de su perro.

Benjamín dijo a Fox News: “Al principio comenzó a ponerse realmente muy a la defensiva, éste se interpondría entre ella y nuestro hijo. Y luego poco a poco se mostró más agresivo hacia ella. Ahí es cuando Hope comenzó a notar que algo no marchaba bien”.

Y siguió explicando: “Es un perro muy agradable. Es fácil de llevar, un perro hogareño de 36 kilos, por lo que si se mostraba agresivo era señal de que algo no iba bien, ya que nunca tiene este carácter”.

Con estas sospechas crecientes de Hope, la pareja decidió configurar un iPhone y grabar el ruido de fondo. Dejaron el teléfono debajo del sofá durante siete horas y media para documentar lo que estaba sucediendo cuando no estaban cerca.

Cuando Hope reprodujo la grabación lo que escuchó fue según sus palabras, “una pesadilla”.

“Durante siete horas y media, mi hijo lloró casi todo el tiempo. Ella lo estaba maldiciendo, llamándole nombres horribles, y lo hacía sin razón alguna. El bebé no estaba actuando, no había llorado hasta que lo dejó solo en su cuna durante horas, además de pegarle claro”.

Benjamin y Hope también escucharon “bofetadas” en el audio, y sonidos que inducían al hecho de que Finn estaba siendo golpeado.

La niñera en cuestión ahora está, afortunadamente, entre rejas, donde debe estar, ¡enfrentándose de uno a tres años de prisión!

Mira este vídeo y sabrás más sobre la heroica conducta de este perro:

Otro ejemplo de por qué siempre se debe tomar en consideración el comportamiento de nuestro perro.

Sin la advertencia de Killian, los padres de Finn no podrían haber sospechado del abuso de la niñera hasta que hubiese sido demasiado tarde. ¡Este perro es un héroe!