Más de 6 millones de ciegos podrían volver a ver gracias a un Chip Israelí

Todo llega al tiempo perfecto de Dios por eso tras varios años de investigación en ratones, la nano retina ya está listos para ser probada en humanos.

Estamos hablando de un chip que imita la función de la retina transmitiendo señales visuales a través de impulsos eléctricos.

Este pequeñísimo chip fue desarrollado por una empresa israelí, es capaz de devolver la visión a pacientes que sufren ceguera por degeneración de la retina a través de estímulos neuronales.

Esto es algo que nunca habíamos imaginado pero Dios le ha dado al hombre inteligencia para hacer cosas grandes, y mucho más a su pueblo Israel.

Se estima que unos seis millones de personas en el mundo occidental sufren ceguera a consecuencia de la degeneración de la retina, debemos saber que este tipo de enfermedad lo sufren sobre todo las personas mayores de sesenta años.

Y gran alegría nos da el saber que fue una compañía israelí Bio-Retina que comenzó a desarrollar este chip, al cual han llamado Nano Retina, en 2009 y tras varios años de investigación en ratones, están listos para probarlo en humanos.

Muchos lo pudieran estar llamando chip milagroso, del tamaño de un grano de arroz, se implanta en la retina e imita su función transmitiendo señales visuales a través de impulsos eléctricos que estimulan las neuronas para crear las imágenes en el cerebro.

Según informaciones el dispositivo no funcionará en aquéllas personas que han nacido ciegas o tienen otro tipo de enfermedad ocular que no sea degeneración de la retina.

El director ejecutivo de Bio-Retina Raanan Gefen expresó a la prensa Israelí “Queremos devolver a la gente que perdió la vista por esta enfermedad su habilidad para desenvolverse en la sociedad,” resaltando que Nano-Retina será una solución para volver a ver, aunque eso sí, sólo en blanco y negro y con una resolución baja.

Cabe resaltar que según han reportados algunos medios la investigación en humanos acaba de comenzar ahora, aunque desde la compañía auguran buenos resultados, sobre todo porque al reducir el tamaño del chip la inserción dentro del ojo es más fácil. También hay que saber que la operación también es relativamente sencilla y tarda menos de media hora.

Para conocer un poco más acerca de la empresa que fabrica estos dispositivos debemos saber que Bio-Retina es una empresa conjunta de Zyvex Labs de Texas, Estados Unidos y Rainbow Medical, una compañía israelí que invierte en innovación en el campo de los instrumentos médicos.