El azúcar es tan dañino para los niños como el alcohol para los adultos

¿Serías capaz de darle algún tipo de bebida alcohólica a un niño pequeño? La respuesta seguramente será un rotundo no.

Ningún padre o madre haría una cosa como esa, fundamentalmente porque éste es tóxico y puede causar graves daños en su organismo, no obstante, si tienes el hábito de dar dulces, comidas y bebidas azucaradas a un niño, le estás haciendo un gran daño sin darte cuenta.

Un estudio recientemente publicado en el Reino Unido afirma que el consumo de azúcar por muy pequeña que sea la porción puede hacer tanto daño en el hígado y cerebro como el alcohol.

El hígado metaboliza fructosa, una molécula que contiene el azúcar, y así como el alcohol, sobrecargan el órgano que tiene el trabajo de eliminar las toxinas del organismo.

Esto no es noticia nueva…

Cada vez hay más casos de niños que sufren problemas de “adultos”, como las enfermedades en el hígado y diabetes.

En otro estudio llevado a cabo en Italia, hicieron la evaluación de 271 personas con una edad entre los 12 y 13 años que consumían azúcar regularmente. El resultado fue que el 37,6% de los niños tenía esteatohepatitis no alcohólica (NASH), una enfermedad muy seria que puede causar daños graves, con capacidad de traer consigo fibrosis y cirrosis.

El “alimento” más peligroso es el azúcar, es la materia prima de la mayor cantidad de alimentos procesados que hay en el mercado y la mayoría de estos están enfocados en público infantil, además de que no es fácil saber qué productos tienen grandes cantidades de azúcar ya que ésta tiene al menos 56 nombres distintos.

Productos como las galletas, yogurt e incluso cereales pueden contener una gran cantidad de azúcar que extrapolan las necesidades diarias del niño sólo en una comida.

Ésta fructosa mencionada en los estudios, también está contenidas en frutas, pero en éstas no son nocivas para el organismo. Pues trae consigo vitaminas y minerales necesarios para el organismo y se metabolizan de un modo distinto.

Por esto, ten cuidado con lo que pones en el plato de tu hijo.

F: Biosvita