En México están rescatando a burritos del trabajo pesado y les crearon un refugio

Los humanos se acostumbraron a verlos como maquinaria de carga.

Los burritos al igual que muchos otros animales, se encuentran en peligro de extinción, lamentablemente estos animales son de poca importancia para el mundo, se los ha estigmatizado como seres brutos y de porta importancia, además, se los ha explotado durante toda su vida para que le sirvan al hombre para transportar y cargar objetos pesados.

Son pocas las organizaciones o santuarios que están dispuestos a preservar la vida de estos animales, de hecho, se me viene a la mente uno solo: Burrolandia, un santuario ubicado en Otumba, en el estado de México.

Tristemente México es uno de los países que más ha contribuido a la disminución de la población de los burros, pues según un censo realizado, en años anteriormente el país contaba con 1, 5 millones de burros, hoy cuenta con a penas 300 mil burros, reduciendo un 75% de la población.

No obstante, México no ha hecho todo mal, pues hace muchos años, algunas personas preocupadas por la vida que llevaban los burritos, crearon una Asociación Civil, llamada Burrolandia, un santuario natural que cuenta con 3 hectáreas para que los burritos puedan jugar, descansar, alimentarse y sobretodo, ser libres.

En el santuario los burritos no trabajan, solo se divierten, reciben amor, visitas, excelente alimentación y controles médicos constantes.

Actualmente el santuario cuenta con 37 burritos, aunque su meta a corto plazo es llegar a una reserva de 50 burritos.

Todos han llegado porque las personas los han llevado después de que ya no los quieren, porque la organización los ha rescatado o porque buenos civiles al verlos sufriendo tanto, los han rescatado y llevado al único lugar donde podrían estar tranquilos, a salvo y felices.

El propósito del santuario es que después de que estos animalitos vuelvan a confiar en el hombre y estén completamente recuperados, se den en adopción a familias conscientes, donde puedan tener un hogar en casas de campo o fincas. El fin es que ellos empiecen a reconocerse como seres vivos valiosos, como lo son los animales de compañía, y no como animales que están para servirle al hombre.

¿Como se sostiene economicamente Burrolandia?

Las personas, no importa si son turistas o residentes en México, pueden visitar el santuario, lo único que tienen que hacer es comprar una boleta que vale 50 pesos mexicanos, esta, les permita el ingreso al lugar, después, sólo se tienen que preparar para hacer un montón de actividades en compañía de los burros.

La principal actividad consiste en hacer un recorrido por el parque natural en una camioneta con forma de burrito, durante el recorrido, un guía especializado les cuenta a los turistas la historia de los burros, las causas de su extinción, lo que comen, su aspiración de vida, entre otras cosas.

Burrolandia cuenta también con áreas como el museo del Burro, pasillo de utensilios para las personas y para los burros, un restaurante propio y zonas de recreación para que las personas puedan compartir con los burros.

Todo lo que se reúna económicamente de estas actividades, va directo al sostenimiento de  los animalitos y del santuario.

Aunque hasta el momento la organización se ha podido mantener en pie durante todos estos años, los directores del santuario aseguran que no es un trabajo fácil, las manos que colaboran y los recursos que se obtienen, no dan a basto, por lo que le dan la bienvenida a personas que quieran ser voluntarios y residan en México, así como agradecen a aquellas que quieran donar desde cualquier parte del mundo.

El aporte de medicamentos, comida, dinero y objetos que sirvan para la cómoda estadía de los burritos, así como cualquier persona de buena voluntad que quiera ayudar como voluntaria, es bienvenida, los interesados en ayudar se pueden comunicar con ellos en su Facebook  Burrolandia México A.C