En San Valentín los infieles gastaron más en sus amantes que en sus esposas, según estudios.

Según un estudio elaborado por el portal de citas AshleyMadison.com revela que los infieles celebran el día de San Valentín con sus amantes el 13 de febrero, fecha en la que gastan en cenas, hoteles, lencería, flores y joyas un promedio de 600 dólares, casi tres veces más de lo que invierten en complacer a sus esposas.

Víctor Hermosillo, director general en México del sitio especializado en encontrar personas para relaciones extramaritales, precisó en entrevista que, debido a que han visto que un día antes se celebra San Valentín entre adúlteros, ahora a ese día se le conoce como “Día del amante”.

Hermosillo explicó que conforme con el estudio llamado “Día del amante”, los varones infieles tienen entre 40 y 45 años, con un promedio de siete años de matrimonio y de dos a tres hijos.

Los hombres, resalta el análisis, preparan con tres días de antelación la forma en la que van a festejar a la amante, a la que le invierten y consienten más en estas fechas.

Según el estudio, son trabajadores de oficinas los que el 13 de febrero utilizan como pretextos las juntas, reuniones de trabajo o incluso con los amigos para ausentarse gran parte de la tarde y noche con el propósito de pasar tiempo con su amante.

Después, el día oficial de la efeméride lo pasan con quien es su esposa o su pareja formal ante la sociedad, en la que gastan un promedio de 250 dólares.

En el caso de las mujeres infieles, explicó Hermosillo, el día más común de elección para engañar a su marido es el 15 de febrero.

Las infieles tienen en promedio 33 años y uno o ningún hijo, y trabajan en oficinas o son amas de casa.

Dependiendo de su horario, detalló el entrevistado, aprovechan las mañanas, después de dejar al hijo en la escuela, y usan como coartada ir al supermercado, pero sobre todo cuando dicen que acudirán al gimnasio.

En ambos casos, explicó Hermosillo, los adúlteros buscan hoteles de paso cercanos a sus centros de trabajo; sin embargo, los que habitan en la Ciudad de México también elijen salir a Cuernavaca o Puebla, por la cercanía y movilidad.

El reporte de AshleyMadison destaca que las cinco ciudades de México donde hay mayor concentración de infieles son la Ciudad de México, con 17.5 por ciento; seguida de Guadalajara, con 4.5, y Monterrey y Tijuana, con 2.6.

Las ciudades con menos infieles son Ensenada, Ixtapaluca, Matamoros, Gómez Palacio y Tampico.

Con información de: soycarmin.co