Estas hierbas que están en tu jardín te ayudarán a limpiar tu vagina, hongos y tratar fibromas

Muchas son las mujeres que tienden a sufrir o padecer de enfermedades un poco incómodas como las infecciones vaginales, hongos y hasta fibromas, los cuales pueden tener su origen en la higiene que podamos tener en nuestra zona íntima.

Es necesario igualmente, tratar de llevar una alimentación adecuada, rica en vitaminas y minerales, los cuales nos garantizaran un organismo sano y con menos toxinas.

Existen muchos métodos que nos pueden ayudar en caso de alguna complicación en nuestra vagina, los procedimientos naturales a base de plantas nos pueden ser de gran utilidad.

En el artículo de hoy te enseñaremos cómo puedes aprovechar al máximo los beneficios de las plantas y las hierbas que tenernos en casa, si quieres aprender más del tema continúa la lectura.

Dile adiós a las infecciones con este método natural

A continuación te mostrare como puedes limpiar tu zona íntima con ayuda de algunas plantas medicinales y sus propiedades curativas.

Este método que compartiremos el día de hoy, es utilizado en muchos spa a lo largo del mundo además de ser una técnica muy aplicada en la medicina oriental, por lo cual podemos decir que tiene muchos años de su origen y efectividad.

Para realizar este método de limpieza natural vamos a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Lavanda
  • Romero
  • Orégano
  • Albahaca
  • Pétalos de rosa
  • Manzanilla

Procedimiento:

Para comenzar nuestra receta debemos de comenzar a hervir 4 litros de agua, seguidamente agregaremos las hierbas antes mencionadas o las de nuestra preferencia, en total te recomendamos 1 taza de hierbas que debe estar secas.

Dejaremos hervir por unos 10 minutos aproximadamente, pasado el tiempo dejamos reposar unos 5 o 6 minutos, seguidamente vertemos el agua de hierbas en un recipiente y nos sentamos encima de éste sin la ropa interior.

Con ayuda de una toalla nos la colocaremos en nuestra cintura para tratar de atrapar el vapor lo más que se pueda, esto nos ayudará a encerrar los vapores y concentrarlo en la zona íntima, preferiblemente una toalla grande que cubra de la cintura para abajo.

Debemos dejar que el vapor penetre en toda la zona de la vagina y alrededores, aunque no lo creas la vagina tiene una enorme capacidad de absorción lo que ayudará a que las propiedades de las plantas sean aprovechadas al máximo.

A lo largo del procedimiento es natural comenzar a sentir algunos calambres o presenciar algún flujo. Podemos realizar este método 1 o 2 veces cada 6 meses como prevención.

Gracias a las propiedades medicinales de las plantas puedes evitarte muchas complicaciones de salud.