Fingió haber muerto para no casarse con su novia, pero se casó con la amante

El amor y el matrimonio se supone deben ir de la mano como establecen algunas religiones, pero el avance de la tecnología ha hecho posible que la infidelidad este a la pantalla de un celular y que el compromiso del matrimonio sea cada día más escaso.

Este es el caso de Julio, un hombre de 35 años que ayudado por sus amigos, fingió estar muerto para no casarse con su compañera sentimental con la que llevaba varios años y poder entrar a compromiso con su amante.

Según sus amigos, días antes Julio planeó un paseo como “despedida de soltero” a una finca con ellos, allí les relató su plan, del que necesitaba hicieran parte.

Ellos volvieron a la ciudad a decirle a la compañera sentimental de Julio que éste había tenido un accidente automovilístico donde había perdido la vida y que su cadáver se hallaba en la morgue del pueblo a donde habían ido de paseo.

La sorpresa de la mujer que lloraba inconsolable a su fallecido marido y el no haberse podido casar, fue mayor aún cuando al tratar de averiguar por él con la familia nadie le daba respuesta y peor aún, verlo llegar vivo y con su salud de pleno a llevarse sus enseres del sitio donde convivían y escuchar que como explicación solo le decía que se había casado con el amor de su vida.

“Yo no quería casarme con ella, es muy fastidiosa y la familia muy problemática, si yo les decía que no quería casarme mínimo me daban en la jeta, por eso hice lo de la fiesta y como en esos días me casaba fingí estar muerto para poderme casar con la mujer que amo” declaró Julio que según dice, disfruta ahora del pleno amor.