Joven pierde la vida en un accidente y su novia decide alcanzarlo dos horas después

El último suspiro de Jason Francis, de 29 años, fue poco después de que accidentalmente fue arrollado por un conductor de Domino’s Pizza en Australia.

El futbolista semiprofesional Jason Francis, de 29 años, pereció el 22 de diciembre del año pasado.

Su pareja de muchos años, Alice Robinson, una editora de revistas de 26 años, fue descubierta sin vida al día siguiente, pero según los informes, ella pereció aproximadamente dos horas después que su novio.

Jason había estado tomando unas bebidas con algunos amigos. Tomó un taxi rumbo a su casa y llamó a su novia para decirle que estaría en casa en un par de minutos.

Poco después de hablar, alrededor de las 8 pm, Alice y otros residentes en el edificio de apartamentos donde vivían, escucharon sirenas en la calle.

Los residentes preocupados fueron a ver a la calle para averiguar qué había sucedido. Fue entonces cuando le informaron a Alice que su novio estaba siendo trasladado al Hospital.

Ella se derrumbó de dolor cuando escuchó la noticia de su novio.

Alice se dirigió al hospital para estar al lado de su novio. Como no tenía familia cerca en ese momento, ya que la pareja británica, se había mudado a Australia el año pasado después de viajar juntos por el mundo, los equipos de emergencia le pidieron a su vecina, Collette, que también fuera al hospital para ofrecerle apoyo.

Pero Collette dijo: “Cuando llegamos al hospital, Alice ya se había ido”.

“Sabíamos que ella habría estado en un estado terrible. Simplemente no pudimos encontrarla. Me siento tan mal por las dos familias que están allí. Siento mucho que no pudiéramos encontrarla “, dijo.

Los enamorados habían estado juntos desde su adolescencia, y su vecino los describió como “amorosos, burbujeantes, felices”.

“Eran personas maravillosas”, dijo.

Su madre escribió un tributo a su hija en las redes sociales.

“Estoy devastada de que todos sepan que mi hermosa hija estaba tan triste que no podía soportar vivir sin el amor de su vida y decidió dejar de vivir».

“Mi esposo y yo ahora nos lamentamos por la pérdida de dos personas maravillosas que trajeron luz a la vida de todos”.

Q.E.P.D Alice y Jason