La ciencia lo confirma: el “olor a abuelita” comienza a partir de los 30 años

De acuerdo a los expertos investigadores de España, explican que ese olor a anciano no se debe a que una persona no se bañe, ni tiene que ver con su alimentación, sino que nuestra dermis, nuestra piel, comienza a envejecer a los 30.

La mayoría de personas piensan que seguimos siendo jóvenes cuando pasamos los 20 y eso es cierto, lo somos, pero tenemos más responsabilidades, tantas que hasta olemos a ¿anciano?

Sí, nuestra estabilidad económica, nuestros sueños, nuestro trabajo, y todo lo demás, hacen que emanemos un olor a abuelito, ese característico olorcito que tienen los adultos mayores.

Según con lo que dice la ciencia, hay muchos cambios que se dan cuando uno está llegando a los 30. Por ejemplo, nuestra mala digestión, las prematuras arrugas y la flojera.

De acuerdo a los investigadores de España, explican que ese olor a anciano no se debe a que una persona no se bañe, ni tenga que ver su alimentación, sino que nuestra dermis, nuestra piel, empieza a envejecer a los 30.

Cuando estamos pisándole los talones a esta edad, el cuerpo hace una especie de transición en la que ya no tiene los mismos antioxidantes ni colágeno como cuando teníamos 15.

Es por eso que el olor a abuelo va acercándose así te bañes tres veces al día todos los días y todo por una molécula que habita en nuestro cuerpo que se desarrolla a partir de esa edad.

De acuerdo a lo que dicen los investigadores, tener ese tipo de molécula no es mala ahora, a partir de los 30 o 40 ya empiezan a multiplicarse y no crear que con desodorante ya vas a disminuir el olor, no es sudor, por si acaso.

Pero como hay personas que no aceptan esta realidad, varios expertos en Japón están creando jabones para que encapsule los malos olores. No obstante, hay una manera natural de que su olor no sea tan fuerte: comiendo frutos secos y cacao.

Para nosotras las cosas empeoran porque a pesar de que tengamos el olfato más sensible que el hombre, lo iremos perdiendo con el paso del tiempo.

¿Pero qué quiere decir esto?

Que ya no vamos a sentir nuestro propio olor ni utilizando cremas, jabones, shampoo, lociones, y todas esas cosas que nos ponemos para oler rico.

Así que amigos, no queda otra cosa más que resignarnos o, cuidarte la piel a partir de ahora para que las arrugas no se te noten mucho. ¡Bienvenido a los 30!