La Tablet de un niño de 11 años se quema en su cama mientras dormía muy cerca de su rostro

Los avances tecnológicos nunca se detienen, las distintas marcas siempre están mejorando con cada innovación los distintos productos que ofrecen en un mercado tan competitivo.

Sin embargo, siempre hay riesgos que deben considerarse, es muy importante leer las etiquetas de advertencias y evitar alguna situación lamentable usando cualquier dispositivo.

Amy Hewkin, de 33 años, madre de Callum, un niño escolar de 11 años, quien tuvo la suerte de no sufrir ninguna consecuencia después de que su tablet se quemara a centímetros de su cara mientras dormía en su cama durante la noche.

“Sentimos que hemos sido muy afortunados, la vida de Callum estuvo en riesgo”.

Cuando Callum despertó creía que su tablet estaba pegada a su cama, jamás imaginó que se había quemado.

Presuntamente la tablet marca Samsung se recalentó y se quemó dejando un agujero en la cama a pocos centímetros de su rostro.

Amy y Stewart, su esposo de 32 años, afirmaron que encontraron la tableta a minutos de haberse incendiado, cuando entraron en la habitación de su hijo había mucho humo blanco.

Este incidente dejó un agujero derretido en la ropa de la cama hasta dejar al descubierto los resortes de metal del colchón.

Estos padres, de Burntwood, Staffordshire, imponen un estricto control eléctrico en la noche y no tenían idea de que su hijo había llevado el dispositivo a su habitación después de que se fueron a la cama.

“No teníamos ni idea de que tenía la tablet en su habitación, la había llevado con él porque quería ver algo mientras estaba en la cama”.

Amy dijo que lo último que alguien espera es despertarse y encontrar a su hijo gravemente herido o sin vida porque una tableta o un teléfono ha incendiado su habitación.

Callum había estado durmiendo a sólo unos centímetros de distancia.

“Cuando bajé por la mañana alrededor de las 7:00 am, podía oler el plástico y el caucho quemado, pero descarté que provenía de casa porque vivimos cerca de algunas fábricas”.

Pero al minuto siguiente Stewart escuchó a su esposa gritando que subiera las escaleras.

“Entré en la habitación de Callum y había una gran marca de quemadura justo al lado de donde había estado la cabeza de mi hijo. La habitación estaba llena de humo blanco.

No tenemos idea de cómo no se despertó, pero todo esto demuestra lo serio que pudo haber sido”.

Realmente estos padres nunca pensaron que eso podría pasarles a ellos. La puerta de la habitación había impedido que el humo denso activara cualquiera de las alarmas contra incendios.

Así que no fueron alertados sobre la tablet recalentada hasta que despertaron. Afortunadamente el incidente no pasó a mayores.

El equipo de bomberos le dijo a Stewart que si el dispositivo estuviese otros 10 minutos más en esas condiciones podría haber iniciado un incendio grave con posibles consecuencias fatales para toda la familia.

Esta experiencia es muy alarmante, por lo que la pareja insta a otros padres a que hagan una revisión antes de que sus hijos vayan a dormir y se aseguren de que no tengan ningún dispositivo en la cama.

“¿Podría tratarse de una tableta defectuosa porque la propia batería básicamente ha explotado? El enchufe y el cable estaban en perfectas condiciones y no pueden ser los problemas con la electricidad de nuestra casa porque no se disparó nada. Es bastante aterrador”.

Cuando la familia Hewkin se fue a la cama la noche siguiente estaban realmente angustiados y no pusieron a cargar sus teléfonos, ni nada, incluso apagaron todos los enchufes de la pared.

“Estábamos aterrorizados de que volviera a suceder”.

El Servicio de Bomberos y Rescate de Staffordshire emitió un comunicado para advertir que las personas nunca dejen que los dispositivos se carguen en superficies potencialmente inflamables.