Los hombres deben salir con amigos dos veces por semana para mantener una buena salud.

Un estudio asegura que para que un hombre sea feliz con su entorno, vida y familia, necesita “hacer cosas” con sus amistades.

Reunirse con los amigos para jugar al fútbol, ir a la cancha, salir a correr, tomar una cerveza, ir a algún recital o, en síntesis, hacer prácticamente lo que sea, no parece ninguna novedad, hace bien.

Los que tienen la inmensa suerte de contar con amigos lo saben de sobra. Sin embargo, aún a conscientes de esto, ¿cuánto tiempo les dedicamos a los amigos?

Después de cierto momento de la vida, quizás concretamente luego de la galimatías de la adolescencia, las responsabilidades y los deberes -tanto estudiantiles, laborales como familiares- ganan la batalla de los tiempos.

Los horarios libres no coinciden o situaciones que puedan surgir de “último momento”, entre otras cosas, atentan para encontrar el espacio para juntarse con los amigos. Y así visto, por lo tanto, parece que se deja en segundo plano, en “inferioridad de condiciones”, otras prioridades emergen. Por una razón muy convincente: la amistad no necesita compromiso.

Sin embargo, los hombres deberían organizar sus agendas con sus amigos para reunirse al menos dos veces a la semana para “hacer cualquier cosa juntos”.

Quizás comprometerse con los amigos, no sea tan malo. Según un estudio, publicado el año pasado,los hombres necesitan de sus amigos semanalmente para poder encontrar la felicidad, tanto en su vida personal, como familiar y profesional.

Aunque el estudio fue encargado y patrocinado por la marca irlandesa de cerveza Guinness, lo que podría con toda justeza generar sospechas sobre sus verdaderas intenciones científicas/saludables ya que una de las “cosas” que se recomiendan es justamente tomar cerveza, la investigación esseria ya que fue realizada por un grupo de investigadores del área social y evolutiva de neurociencia de la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

El psicólogo Robin Dunbar, quien estuvo a la cabeza de la investigación, declaró al diario canadiense “The Vancouver Sun”, que la salud de un hombre y su bienestar, mejoran si se junta con sus cuatro mejores amigos, dos veces por semana en reuniones donde “hagan cosas”.

Los investigadores encontraron que en esas instancias es donde los hombres en forma exclusiva pueden socializar, beber y reír juntos. “Los beneficios en la salud de estos comportamientos estarían, por ejemplo, en que en caso de enfermedad, sus tiempos de recuperación son más rápidos, y que a la vez, incrementen sus niveles de generosidad”, agrega Dunbar.