Luego de 9 años, pareja por fin abre regalo de boda que tía les dijo que no abrieran

Esta historia es poco común, el regalo estaba en una caja blanca que habían dejado encima de un estante en su armario.

La tía abuela de la novia, la tía Alison, se los había regalado. Y escrito en un sobre adjunto al paquete estaban las palabras: “No abrir hasta el primer desacuerdo”.

Al momento que la tía Alison primero les dio el regalo a la pareja de Michigan, Estados Unidos, se pusieron de acuerdo en que iban a cumplir su deseo de no abrirlo hasta que pase lo que dijo la tía.

La pareja discutió el asunto varias veces durante los años, como todas la parejas hacen. Pero continuamente se negaron a abrirlo por una razón diferente a la que ella había pensado.

Kathy en un mensaje escrito, explicó su razón de por que habían mantenido la caja cerrada:

“Obviamente han habido varias discusiones, argumentos y gritos durante nuestros 9 años. Hasta hubo momentos donde los dos pensamos en rendirnos, pero jamás lo abrimos.

Los dos siempre evitamos abrir la caja, porque simbolizaba nuestro fracaso. Para nosotros esto hubiera significado que no teníamos lo necesario para que nuestro matrimonio funcionara, y somos muy tercos para eso.

Entonces dijimos. ¿Realmente era hora de abrir la caja? ¿Y si ésta no es la peor pelea que tengamos? ¿Qué pasa si hay otra pelea peor más adelante y no tenemos nuestra caja?»

Kathy y Brandon una noche habían acostado a sus dos hijos pequeños y estaban disfrutando de una copa de vino. Se inició una conversación sobre una próxima boda a la que asistirían en Kalamazoo, donde se habían conocido y habían ido a la universidad.

Entre una emocionada discusión, comenzaron a opinar sobre posibles regalos para la nueva pareja. Fue entonces cuando Kathy recordó el día de su boda, y pensó en el regalo que le había causado más impresión.

¿Sabes lo más gracioso? Qué el regalo que más significó para nosotros todavía estaba en un armario aun sin abrir , dijo Kathy.

El regalo de la tía había permanecido cerrado durante nueve años y tres mudanzas, la pareja estaba demasiado asustada pensando que si la abrían quizá hubiera una ocasión donde la necesitarán más.

Pero ya no se aguantaron mientras hablaban sobre la próxima boda de sus amigos, decidieron finalmente que ya era hora de abrir la caja.

Dentro había dos notas escritas a mano, una dirigida a Brandon y otra dirigida a Kathy, y tambien había algo de dinero en efectivo para ellos.

“Ve por pizza, gambas o algo que les guste a ambos”, decía la nota de Kathy, mientras que la de Brandon decía que se fuera a buscar flores y una botella de vino.

Había aún más un jarrón de cristal de flores, dos copas de vino, jabón y sales de baño, todo pensado para ayudar a “Kathy y Brandon” a superar cualquier discusión o problema al que hubieran llegado.

Pero eso no fue lo que le llegó al corazón a Kathy sino el poderoso mensaje dirigido a cada uno de ellos.

“Desde el principio, asumimos que el contenido de esa caja era la clave para salvar un matrimonio, un consejo antiguo, desconocidos para nosotros, novatos”, explicó Kathy. “Después de todo, mi tía abuela y mi tío habían estado casados durante casi medio siglo. Por eso pensamos que la caja nos salvaría a nosotros, y en cierto modo sí lo hizo”.

Por todo eso la caja fue una opción siempre presente y tentadora, pero le sirvió para enseñarle a la pareja paciencia, comprensión y compromiso para no recurrir a ella a la primera oportunidad que se presente.

Lo que sorprendió al final fue que no abrieron la caja cuando tuvieron discusiones sino más bien cuando su matrimonio era sólido y estable.