Muere “Capitán Optimista”, el joven pediatra que recetaba sonrisas a sus pequeños pacientes

Todas las personas tienen una misión en esta vida, pero pocas son las que verdaderamente su paso por el mundo se convierte en una huella imborrable. Y ese es el caso de este joven pediatra, que a los 36 años de edad, con todo un futuro por delante, el mundo llora por su partida.

Antonio Cepillo Boluda perdió la vida el pasado 2 de abril, en Albacete, España.

Mundialmente conocido como “Capitán Optimista”, en sus últimos años se dedicó por entero a tratar a niños con enfermedades terminales debido a su especial debilidad por sus pequeños pacientes.

Pero paradójicamente, Cepillo perdió la batalla contra el cáncer, enfermedad contra la que luchó de la mano de los niños a los que curaba.

Su manera de curar, siempre con una nariz de payaso en el bolsillo y recetando sonrisas a sus pacientes, le hicieron acreedor de una fama extendida y del título de “Capitán Optimista” por colaborar como voluntario en distintos proyectos de pediatría en países en vías de desarrollo.

Aquí puedes ver un documental sobre su valioso aporte:

En 2016 hizo pública su patología tras descubrir un bulto en su pierna cuando cursaba el tercer año como médico residente, y a partir de esa experiencia confesó, dirigiéndose a sus colegas:

“Los médicos no deben sentir pena por los pacientes. Deben sentir compasión, no hacer que la gente se sienta enferma. No sean ese médico al que nadie quiere volver a ver”.

A petición del “Capitán Optimista”, las habitaciones de los niños que atendía debían ser pintadas con colores llamativos, para que así la dura batalla contra el cáncer sea más llevadera durante sus días en el hospital.

Estaba firmemente convencido que una buena dosis de alegría, optimismo, abrazos y sonrisas era lo que muchas veces los pequeños necesitaban, como parte de la terapia para encontrar la curación.

Desde que empezó a afrontar el cáncer como paciente, se entregó por entero, con alma y corazón, para curar a los niños que padecían su misma enfermedad.

Se hizo acreedor a un premio de responsabilidad social en España después de los múltiples proyectos que dirigió.

Tras la noticia de su dolorosa partida, numerosas muestras de solidaridad se hicieron presentes en las redes sociales, entre las que se cuenta el emotivo mensaje del futbolista Andrés Iniesta, quien era amigo de Cepillo desde hace varios años.

Otros emotivos homenajes recibió en las redes de parte de sus colegas más cercanos:

Se ha levantado una petición para que el hospital de Albacete pase a llamarse “Hospital Universitario Antonio Cepillo”, la misma que ya ha conseguido 5.000 firmas. Puedes firmar aquí.

“Gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas… Pueden cambiar el mundo”, era el lema del joven pediatra y así lo repitió siempre.

Una entrevista que le hicieron el año pasado nos deja ver la irreparable pérdida de este gran ser humano para el mundo y los niños que curaba, que sin duda lo echarán de menos:

Comparte esta lamentable noticia en tus redes. Enviemos un mensaje de solidaridad a su familia. ¡Vuela alto, Capitán Optimista!