Mujer adelanta su parto para que el bebé pueda conocer a su papá

Savannah Aulger nunca tendrá fotos o momentos memorables junto a su padre en su primer cumpleaños, en Navidad o en un algún tipo de evento escolar.

La única imagen que tendrá con él es la más dulce y desgarradora que es. Conectado a una máscara de oxígeno en el hospital, el hombre al que llamaría papá la tomó en sus brazos durante al menos 45 minutos, donde solo fueron ella y el.

Él sollozó. Él sonrió. Y no cabía duda de que la amaba. “Él me hablaba a mi estómago cuando estaba embarazada”, dijo Diane Aulger sobre su esposo. “Estaba tan emocionado por ella”.

Al día siguiente, Mark Aulger entró en coma.

La familia Aulger de The Colony, Texas, tuvo mucho de qué alegrarse en las semanas previas al nacimiento del 18 de enero de Savannah, que fue inducida dos semanas antes para que su padre pudiera abrazarla.

Una película casera en Navidad mostró a una embarazada Diane Aulger, de 31 años, que repartía regalos a sus cuatro hijos, el mayor de los cuales tiene 15 años. Mark, de 52 años, que acababa de recibir la noticia de que había golpeado al cáncer, tocó la guitarra y proporcionó una Banda sonora para las fiestas navideñas de la mañana.

El 3 de enero, la vida lanzó una bola curva, Mark Aulger fue admitido en el hospital, siendo incapaz de respirar por sí mismo.

Los médicos le dijeron que tras ocho meses de intensa quimioterapia, esta le había destrozado los pulmones y le habían diagnosticado fibrosis pulmonar. “Pensamos que podía recibir tratamiento con esteroides, oxígeno y vivir durante años”, dijo Diane Aulger.

Pero el 16 de enero, Mark Aulger descubrió que estos tratamientos serían infructuosos. Le quedaba una semana para vivir.

“Estaba despierto y alerta, él mismo. Realmente no le creí al doctor (al principio)”, dijo Diane Aulger. “Al día siguiente, su médico entró y dijo: ‘¿Cuándo vas a tener este bebé?’”.

El 18 de enero, en una sala de parto más grande de lo normal, Mark descansó en su cama, una presencia de apoyo para Diane cuando su bebé entró en el mundo.

“El día que ella nació, sus niveles de oxígeno eran muy altos”, dijo Aulger. “La sostuvo por 45 minutos. Él y yo lloramos todo ese tiempo”.

Cuando Diane se estaba recuperando, Mark intentó abrazar a su hija otra vez al día siguiente, pero solo pudo durar un minuto. “Simplemente no pudo soportarlo”, dijo Diane Aulger.

El devoto esposo y padre de cinco hijos cayó en coma.

“Si ella lloraba, él sacudía la cabeza y gemía. La puse sobre él cuando estuvo en coma unas cuantas veces y su mano se movía hacia ella”, dijo Aulger.

El 23 de enero, con su familia a su lado, Mark Aulger murió en su cama de hospital.

“Los niños continúan como si papá todavía estuviera aquí”, dijo Diane Aulger. “Mark era un tipo muy gracioso. Mis hijos todavía cuentan chistes sobre cómo lo harían cuando él estaba cerca. Habría sido un padre maravilloso para Savannah”.