Mujer se enoja porque la atendió un joven con síndrome de Down en un restaurante

Un caso que tiene con indignación a todos los argentinos, ya cruzó fronteras y se ha hecho viral en redes sociales.

Y es que la queja de una mujer por ser atendida por un joven con síndrome de Down, ha generado un rechazo masivo de la sociedad.

La historia, según lo han narrado medios nacionales como Crónica.com, radica en la visita de una mujer llamada Ana Paula Álvarez de Lasarte a un restaurante nuevo en la ciudad de Santa Fe.

A esta mujer la atendió uno de los empleados del lugar, con síndrome de Down, y a ella no les gustó ni cinco, por lo que se fue a manifestar su inconformidad en redes sociales.

Publicó un post en Facebook en el que sentenció que ni ella ni sus amigas volverían a ese sitio, por la razón de tener entre sus empleados a un joven con síndrome de Down.

El argumento que esta mujer dio es que este empleado le está quitando la posibilidad de trabajar a otro joven que no haya conseguido su primera experiencia laborar o a una persona que pueda tener hijos para mantener.

Incluso mencionó que este empleado le quita la oportunidad “a una persona normal” y dio por sentado que el joven “debe tener un subsidio”.

A los dueños del restaurante los tildó de utilizar al joven para una campaña de marketing y “mostrar que son inclusivos”.

Pero lo que más indignación generó, es que esta mujer averiguó el nombre del joven para escribir lo siguiente: “El agraciado de poder ocupar un puesto que le queda grande es Christian David Palomeque”.

Las respuestas no se hicieron esperar, la gran mayoría de personas se volcó en sus redes para rechazar fuertemente esas declaraciones y apoyar al joven con síndrome de Down y al restaurante.

Y fue tanta la presión que le ejercieron a esta mujer, que tuvo que retractarse públicamente de las palabras que había dicho y aceptar que lo hizo “en medio de la ignorancia”.

Pidió perdón especialmente a la familia del joven con síndrome de Down por haberles causado un dolor y dijo: “Acepto que fui y soy una desubicada”.

Por su parte, el restaurante se mantuvo firme en dejar a David como uno más de sus empleados y agradeció a quienes los apoyaron en medio de la polémica.

Y es que David trae consigo una valerosa historia de superación, pues es un deportista que le ha regalado victorias a su país con el hockey.

Fue Atleta de Oro en 2013, formar parte de las Olimpiadas Especiales de Argentina y participó en los Juegos Olímpicos de Corea.

Estos son algunos de los comentarios que le dejaron al restaurante:

“Aplausos para ustedes, son un ejemplo. ¡Todos los éxitos!”, “Felicitaciones a todo este equipo. Ustedes sí entendieron. Mucha pero mucha suerte”, “En cualquier momento los visito… ¡GRACIAS! Inmensas gracias”, “Son todo lo que está bien, los felicito por apostar al amor y el respeto por el otro, así se construye una sociedad justa”.