Las mujeres que amamantan pierden el doble peso que las que no amamantan

Amamantar es una de las bondades que poseen las madres una vez dan a luz a un pequeño, ya que esta es la forma más ideal en que los niños pequeños pueden recibir los nutrientes necesarios para su pleno crecimiento y desarrollo en los primeros meses de vida.

Esto resulta provechoso para el recién nacido, pero también para la madre ya que tiene múltiples beneficios.

Principalmente crea un nexo entre el pequeño y su madre desde el nacimiento ya que es el primer contacto que pueden tener ambos para ir adaptándose el uno al otro.

Por otro lado, también reduce el riesgo de padecer ciertas enfermedades y ayuda a perder peso.

Reduce enfermedades y quema calorías

Dar pecho ayuda a prevenir cáncer de mama, de ovarios, diabetes tipo 2, minimiza las posibilidades de sufrir infartos y colabora con la madre a quemar de calorías y poder volver al peso original antes de haber salido embarazada.

La Asociación Estadounidense del Embarazo estimó mediante estudio que durante los primeros 6 meses de vida del bebé la mujer perderá, siempre y cuando sea constante el ritmo al amamantar, entre 426 y 700 calorías diarias, lo cual se traduce en una pérdida importante de peso ya que algunas mujeres suelen ganar algunos kilos durante el periodo de gestación.

Esta es una de las principales razones por la cual el apetito de las madres se ve alterado ya que están constantemente alimentando al bebé por lo cual necesitan consumir más alimentos para recuperar fuerzas.

Es necesario cuidar la alimentación

Durante este periodo es vital cuidar lo que la madre consume ya que todo esto se lo transmite mediante la leche al recién nacido y hay alimentos que no pueda que no le sienten bien por el corto tiempo de vida, por esto es necesario mantener una dieta en este tiempo de lactancia.

Este también podría ser un gran aliado al momento de perder peso ya que al cuidar lo que come resulta beneficioso para ambos porque obtienen la cantidad de nutrientes necesarios.

Beneficios para ambos

La Organización Mundial de la Salud recomienda que: “La lactancia materna sea el alimento exclusivo que los bebés reciban durante los primeros seis meses de vida, a partir de ese tiempo se pueden introducir alimentos adecuados para la edad del bebé y se debería seguir lactando hasta los dos años o más”

En el estudio anteriormente mencionado de la AEE también recolectó información de mujeres que aumentaron 10 kilos durante el embarazo y en los primeros 6 meses amamantando habían recuperado su peso inicial, esto solo practicando la lactancia exclusiva.

Amamantar tiene muchos beneficios que las mujeres deberían aprovechar, tanto para el recién nacido como para ellas, ya que esto supone una buena educación al respecto. En numerosos casos muchas no se sienten en la necesidad de practicarlo pues no están bien informadas al respecto o porque son lo ven necesario, pero es decisión de cada una implementar esta maravillosa actividad. Y tú ¿también amamantas a tu bebé?