Multimillonario pasó 20 años construyendo una réplica del Arca de Noé y por fin terminó

Johan Huibers recortó un trozo del pasado para insertarlo en el presente. Este empresario holandés decidió, después de que su tierra natal sufriera una devastadora inundación en un sueño, construir una réplica del Arca de Noé.

La enorme nave está edificada al lado del río Merwede, en la ciudad holandesa de Dordrecht. El empresario y su mujer han decorado el lugar con figuras de animales de tamaño natural y con una jaula con especies exóticas para que los visitantes puedan interactuar con ellas.

Como si fuera poco, Johan, usando un método de medición al tanteo, sacó las medidas casi específicas del arca que se menciona en el libro del Génesis.

Algunos visitantes del lugar quedan asombrados con la obra, pero otro grupo la consideran sencillamente un despilfarro sin sentido.

Su misión sería salvar a los hombres del pecado e instruirlos sobre Dios. Johan se puso manos a la obra en el año 1992, consultando en la biblia, en libros temáticos no de ficción, dvds sobre barcos, y demás materiales de referencia, para realizar el proyecto de la construcción del Arca.

Los trabajos se llevaron a cabo en el puerto de Schagen, una pequeña ciudad en la provincia de Holanda Septentrional, en los Países Bajos, entre Alkmaar y Den Helder, entre los años 2005 y 2007. Esta primera embarcación tiene una longitud de 70 metros y un coste de 1.5 millones de euros.

Con esta nave estuvo navegando por los Países Bajos durante tres años y medio hasta que profundizó más en la Biblia y decidió construir otra Arca con dimensiones más acordes a la bíblica de Noé.

El primer Arca fue donado a la fundación “Arca de Noé” para proseguir su andadura por las aguas de Holanda.

Con 131 metros de largo, 30 de ancho y 23 de alto, 7 plantas y 2.500 tn de peso, la segunda embarcación está a prueba de inundaciones y puede albergar a 5.000 personas. Se utilizaron materiales modernos, así como algunos de los originalmente usados por Noé.

Se construyó en Dordrecht en la Holanda Meridional y tuvo un costo de 4 millones de euros. Suma 5 cubiertas y alberga réplicas a tamaño real de figuras de animales, aunque también tiene loros, pavos reales y conejos vivos. También cuenta con un restaurante y dos cines para entretenimiento de los visitantes ya que la visita gente de todo el mundo.

Se emplea además, para reuniones de negocios, bodas y otros eventos. Se abrió al público en el 2012 y en los primeros años, la visitaron 280.000 personas. Su misión es transmitir a los visitantes el amor de Dios y la historia de la inundación.

Mirala por dentro

Fuente: https://biosvita.com/construyendo-replica-arca-noe/