Pterigión: Una anormal capa que crece en el ojo por la exposición al sol

Seguramente, alguna vez en tu vida, has experimentado esa sensación de que se está formando como una especie de capa blanquecina que al pasar los días va creciendo y va imposibilitando más tu capacidad de la vista.

Lo más probable es que estés padeciendo de una enfermedad llamada pterigión, la cual hablaremos el día de hoy, pero ¿que es el Pterigión?

Los pterigiones son tumores benignos (no cancerosos), pero pueden desfigurar el ojo en forma permanente. También pueden causar incomodidad y visión borrosa.

Este defecto consiste en un crecimiento anormal debido a la inflamación de tejido de la conjuntiva (tejido fino y transparente que cubre la superficie externa del ojo) y que tiende a dirigirse desde la parte blanca del ojo hacia el tejido de la córnea (superficie anterior y transparente del ojo), es decir, desde la parte más externa del ojo hacia la parte más interna.

¿Por que pasa el Pterigión?

Este tejido anómalo se inflama por falta de lubricación (falta de lágrimas), por la exposición solar, el viento u otros agentes irritantes. Quien lo padece tiene la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo, y este tiene una apariencia congestiva, es decir, un ojo rojo.

Causas que predisponen a la aparición del Pterigión

Aún no se sabe la causa exacta de porqué se produce este fenómeno, pero los científicos deducen que existen ciertos factores que predisponen a padecer de esta enfermedad, tales como:

  • Exposición excesiva a la luz solar.
  • Edad avanzada
  • Exposición excesiva a condiciones ambientales ásperas como el polvo, la suciedad, el calor, el aire, la sequedad y el humo.
  • Exposición excesiva a alérgenos como los solventes y químicos industriales.
  • Fases de estrés extremo.

En teoría,se puede decir que los factores anteriormente mencionados tienen un fin en común, que ellos tienden a evitar un correcto lubricado del ojo por parte de la película lagrimal, lo cual ocasiona sequedad y posteriormente irritación en esa zona, como resultado nace nuevo tejido conjuntivo que se superpone al irritado ocasionando el pterigión. El problema es que la elevación impide nuevamente el correcto accionar de la lágrima, haciendo que el pterigión siga creciendo.

¿Cómo tratarlo?

No existe tratamiento médico, local o general, que haga desaparecer dicho tejido; sin embargo el uso de lubricantes oculares y algunas gotas con corticoides ayudan a disminuir la sensación de cuerpo extraño del paciente y en cierta forma evitar que el pterigión aumente de tamaño. Cuando el pterigión produce molestias al paciente o aumenta de tamaño de manera hasta ocupar la zona pupilar, impidiendo la visión, es necesario recurrir a la cirugía

¿Cómo prevenirlo?

Usa lentes o cualquier medio de protección del sol: La manera más fácil de prevenir el pterigión es con la protección solar que brindan las gafas con filtro ultravioleta, junto con el uso de gorra o sombrero desde la niñez.

No exponerse a las horas donde el sol tiene mayor intensidad: En un medio ecuatorial la intensidad de la radiación solar es más intensa entre las 10:00 am y la 1.00 pm, por eso se recomienda en lo posible protegerse del sol entre esas horas.

El uso de lubricantes oculares en gotas o gel para personas expuestas a temperaturas o ambientes irritantes también es recomendado.