¿Recuerdas a la niña que fue madre a los 5 años? Así luce 78 años después

¿Es posible ser madre cuando todavía el cuerpo no se ha desarrollado como mujer? La respuesta es Sí. Acá te mostramos la historia de una pequeña, que a los 5 años dio a luz un varón.

Lina Medina pasó de ser una niña normal, que solo debía pensar en estudiar y jugar a ser una niña-madre. Lo que parecía un misterio se fue develando poco a poco.

Cuando en 1939, el mundo se encontraba revolucionado por la Segunda Guerra Mundial, el parto de la niña recorrió el mundo. Era la madre más joven que había conocido la historia.

Ella nació en un poblado de Perú en 1933.

Creció en un hogar humilde junto a sus padres y 8 hermanos más. Cuando tenía 4 años y unos meses, sus padres y allegados notaron que el vientre de la niña estaba abultándose.

Al principio pensaron que se trataba de algo demoníaco o de alguna brujería por lo que acudieron al brujo del poblado quien dijo que tenía incorporado un espíritu.

La niña fue sometida a rituales y exorcismos por varias semanas, pero nada daba resultado. Es por ello que su padre, decide llevarla a un hospital.

Lina, en su inocencia no entendía lo que estaba pasando. Veía y sentía cambios en su cuerpo, pero estaba muy pequeña para comprender lo que le estaba pasando.

El padre de la niña, preocupado, pensó que se trataba de un tumor y temía que agravarse durante el traslado al hospital que quedaba a más de 70 km de distancia. En abril emprendieron el viaje y llegaron al Hospital Pisco en Lima.

Una vez allí, fueron atendidos por el Dr Gerardo Lozada quien inmediatamente comenzó a revisarla. Al principio, pensó como su padre, que era un tumor. Pero escuchó unos latidos en su vientre y, sorprendido, decidió hacer otros estudios que confirmaron sus sospechas: Lina estaba embarazada de 7 meses.

El cuerpo de la niña presentaba cambios y síntomas de un embarazo precoz. El misterio comienza a desvelarse cuando la madre de Lina explicó que, a los pocos meses de nacida, a la niña le comenzó a aparecer vello púbico y poco después de los 2 años comenzó a menstruar. Nunca fue llevada al médico por ese trastorno.

El Dr Lozada tomó radiografías ambos para su informe médico. Poco más de un mes después a la pequeña se le practicó una cesárea para traer su bebé al mundo. En mayo de 1939, nació un varón completamente sano a quien pusieron el nombre del médico en agradecimiento.

Con 5 años, Lina se convertía en la madre más joven del mundo. En primera instancia se pensó que el responsable de violación e incesto había sido el padre de la niña, pero fue descartado por falta de pruebas.

También se pensó que pudo ser un hermano de la niña con un problema mental, pero nunca se supo quien era el padre.

El niño estuvo bajo la crianza de los padres de la niña junto a sus otros hijos. Creció jugando con su madre creyendo que era su hermana y solo fue hasta los 10 años que se le dijo la verdad al pequeño.

La niña siempre mantuvo contacto con el Dr Lozada. El la ayudo a estudiar y al niño también Cuando ella estuvo preparada, comenzó a trabajar en el Hospital como secretaria.

A los 33 años contrajo matrimonio y de esa unión nació otro varón. Años después se le detectó a Gerardo hijo un problema de médula ósea por lo que falleció.

El presidente de Perú para ese entonces, Oscar Benavides ofreció una pensión de por vida a Lina y el bebé, cosa que nunca cumplió. Lina guardó silencio todos estos años y vivía en un suburbio de Lima en condiciones muy pobres.

En los años 80, ya anciana, el gobierno derrumbó su vivienda para construcciones de nuevas vías y no recibió un solo centavo por el hecho.

Lina falleció y nunca contó la verdad sobre lo que le ocurrió de niña. El cuidado y la atención de los niños es una responsabilidad de los padres. Son seres inocentes y vulnerables que pueden sufrir cualquier daño y es nuestro deber tratar, en lo posible, de evitarlo.