Se casó con una estación de trenes y afirma practicar “sexo mental”

Una mujer se “casó” con una estación de trenes después de asegurar que los últimos 36 años han estado enamorados mutuamente.

Carol, de 45 años, de San Diego, California (Estados Unidos), dice que ha estado enamorada de la estación de trenes de Santa Fe desde que tenía nueve años. Ella hace todos los días un viaje en autobús de 45 minutos a la estación todos los días para pasar tiempo en el edificio.

La mujer de 45 años dice que tiene “relaciones” con el edificio mentalmente y se identifica a sí misma como un objeto sexual, una persona que se siente atraída sexualmente por objetos y estructuras inanimadas. Carol no descubrió esto hasta que cumplió los 40 años después de buscar en línea:

Carol dijo: “Estoy casada con la estación de trenes de Santa Fe, se llama Daidra. No comenzamos una relación hasta 2011, pero había estado enamorada de la estación desde que era una niña. Nos casamos, me quedé allí y le dije que lo tomaba como mi pareja. Fue el día más feliz de nuestras vidas”.

“Hay un lugar privado donde dos paredes se encuentran, voy allí para tócarla, lo cual hago inclinándome contra ella con mi ropa puesta. Cuando la estoy tocando, siento que realmente me abraza y me besa. No tengo relaciones intimas físicas con la estación en público, para ser respetuosa. Tengo relaciones con Daidra cuando no estoy allí”, continuó.

“Me gusta especialmente cuando escucho que los trenes aceleran sus motores – me enciende”

Carol, quien ha vivido en California desde que tenía tres años, afirma que la estación de tren es el amor de su vida a pesar de estar en una relación anterior con un hombre. Añadió: “Una vez amé a un humano, se llamaba Tom y estuvimos juntos durante 18 meses. Pero no funcionó y me sentí increíble cuando tuve una relación con Diadra porque ella me dijo que nunca me abandonaría”.

“La quiero tanto, es tan romántica. Primero consumimos nuestro amor hace unos años cuando sentí el muro detrás de mí y sentí esta energía. Estuve cerca de un orgasmo y tenía miedo de que me atrapara el personal de la estación. Nunca quiero que los guardias de seguridad se enteren, soy un objeto sexual encerrado. Pero solo oculto mi atracción sexual hacia la estación porque simplemente no quiero que la gente se entere y me prohíba verla”, terminó diciendo.

Carol ha estado trabajando como voluntaria para grupos de apoyo emocional durante años. Asegura que realmente se siente sola por no tener a nadie con quien hablar sobre eso.

Fuente: https://intriper.com/se-caso-con-una-estacion-de-tren-despues-de-estar-36-anos-secretamente-enamorada/