Un padre asombrado difunde el trato que recibió su hijo con autismo en un restaurante

A Owen Block, un joven con autismo, no le gusta mucho sorprenderse con la comida que va a consumir, prefiere saber con antelación cuáles serán los platos que ingerirá durante el día.

Sus padres, comprendiendo su condición, intentan que, aunque tengan que comprar la comida en algún establecimiento su hijo pueda tomarse su tiempo para elegir.

El padre de Owen decidió detenerse en un restaurante birmano llamado Sun Cuisines en Williamsville, Nueva York, porque como cenarían ahí ese día, su hijo necesitaba ver la carta con antelación para elegir lo que quería.

Acordaron que él lo esperaría en el auto mientras Owen iría a buscar un menú y así durante la tarde pensaría cuál sería su elección.

El padre de Owen esperó con paciencia que su hijo regresara, pero transcurrían los minutos y no volvía, así que decidió bajarse del auto e ir a ver cuál era la causa de su demora.

Habían practicado en el auto cómo Owen pediría el menú de comida para llevar para que pudiera ver los platos que ofrecían, pero nada salió como lo habían planeado.

Cuando entró al establecimiento se quedó asombrado, no podía creer lo que había hecho el personal por su hijo.

Resulta que Owen no sólo preguntó por el menú, se acercó a la caja y quedó deslumbrado por el olor de la comida, inmediatamente después exclamó que tenía hambre.

Aye Thein, empleada del restaurante, relató: “Cuando lo miré a la cara, pensé que era un niño muy especial, le pregunté: ‘¿Qué quieres comer, cariño?’, y él respondió que quería comer carne».

Owen había recibido instrucciones precisas de su padre, debía entrar, coger un menú y regresar al auto, pero el olor de la comida le hizo detenerse, tras la conversación con la empleada terminó sentado en una mesa disfrutando un plato de carne con curry y arroz preparado especialmente para él.

El padre de Owen no esperaba la receptividad del restaurante a la curiosidad de su hijo, le dieron un trato realmente especial y le ofrecieron el plato de comida que tanto le había provocado.

La madre del joven publicó la anécdota en la página de Facebook del restaurante, relató que cuando su esposo entró y vio a Owen comiendo se quedó tan asombrado que le tomó una foto.

La anfitriona del restaurante incluso apuró a los cocineros diciendo que el joven tenía mucha hambre, le ofrecieron el plato en tiempo récord y sería por cortesía del restaurante.

Sandra Block, la madre de Owen expresó que se siente muy agradecida por la generosidad del personal del restaurante: “Si vienes a este sitio, agradece de mi parte. Por su amabilidad, y por tratar a mi hijo como familia”.

La anfitriona que atendió a Owen ni siquiera imaginó que tenía una condición especial, fue después de que el hecho se publicará en las redes que se enteró que tenía autismo.

Su trato especial no estuvo motivado a la condición de Owen, simplemente aplicaba el término: “Mettā”, que significa para los birmanos dar amor y amabilidad a todos.

Cada día tenemos la oportunidad de tener un gesto especial con alguien, de que nuestra mirada no sea indiferente ante la necesidad de quienes están a nuestro alrededor y dejar una huella positiva en el mundo promoviendo la solidaridad.

Así que no la desperdiciemos, la experiencia de esta familia ha emocionado a muchas personas, no te vayas sin compartirla.