Una de cada 100 personas nace con este orificio en alguna de sus orejas. ¿Sabes qué es?

¿Te parece conocido este orificio que se encuentra en las inmediaciones de una oreja? ¿Lo has visto alguna vez en alguien o has checado que no lo tengas tú?

Pues corre al espejo y verifica si lo tienes o no. Este pequeño orificio es conocido como seno pre-auricular, ¡tranquila!, no hay de qué preocuparse a pesar de definirse como como una malformación congénita.

Es cierto que el porcentaje de personas que nacen con este pequeño orificio en su oreja es mínimo, sin embargo, es bien sabido que pudiera ocasionar problemas de salud, la aparición de infecciones que aunque tratables, no dejan de preocupar.

Este orificio se ubica justamente entre el cartílago de la oreja y el rostro.

En 1864 es cuando se dio a conocer esta malformación, haciéndose una descripción de ella por la Biblioteca Nacional de los Estados Unidos. Tal parece que la sociedad se alarmó un poco al descubrir que algunas personas lo tenían.

Con el tiempo y tras varias investigaciones se pudo concluir que estos eran hereditarios y además, aparecían en las primeras etapas del desarrollo fetal, así que si ahorita no lo tienes ¡ya la libraste! Pues es claro que a estas alturas ya no te saldrá.

Al hablar de un porcentaje mínimo tenemos el ejemplo de Reino Unido, pues sólo el 1% de su población tienen esta característica sumamente particular y a nivel mundial, el porcentaje es estimado a un 10%.

Ojalá la cultura etíope tenga razón, pues esta asegura que nacer con este pequeño orificio es símbolo de riqueza. Si esto es verdad, dichosos los que lo tienen, ¿no creen?

Neil Shubin es biólogo evolucionista, recientemente afirmó que podría tratarse de una reminiscencia de las branquias. En fin, ¿qué versión les gusta más? Si yo lo tuviera desearía que en verdad fuese símbolo de riqueza ¿y ustedes?