¿Vas con tu celular al baño? Después de leer pensarás en hacerlo

Pero está acción que se está volviendo una costumbre entre muchas personas alrededor del mundo es un riesgo para nuestra salud.

La doctora Lisa Ackerley, especialista en salud ambiental, publicó un post sobre el tema en su blog, The Hygiene Doctor, en el que explica las razones por las que deberíamos evitar matar el tiempo utilizando nuestro smartphone en el baño, concretamente por los gérmenes y los virus.

En el texto se indica que no se debe manipular un objeto con el que estamos en contacto directo durante gran parte del día en un lugar tan contaminado como el cuarto de baño.

Hay bacterias en el asiento, en la caja, en el rollo de papel, ya que en el cuarto puede haber norovirus o la salmonella, en especial si es utilizado por varias personas distintas entre limpieza y limpieza, algo que ocurre lugares de trabajo o restaurantes.

El usar el celular antes de lavarnos las manos puede provocar que pasen las bacterias al teléfono y podrían volver a las manos cuando volvamos a tomar el aparato.

Los baños (y especialmente los públicos) están cubiertos de gérmenes, bacterias y materia fecal. “Allí habitan gérmenes patógenos y bacterias entéricas (del tracto intestinal), que provienen principalmente de la materia fecal”, explicó a Buzzfeed Charles Gerba, profesor de microbiología en la Universidad de Arizona.

Esto no es un dato menor teniendo en cuenta que es algo común apoyar bolsos, carteras o el teléfono en el piso o en las distintas superficies de los baños sin reparar en la limpieza del lugar.

Según los expertos, las superficies más contaminadas son la perilla de la puerta y del inodoro, las canillas y el piso. De hecho, estudios recientes demuestran que aproximadamente 25% de las carteras que circulan tienen restos de materia fecal por haber estado apoyadas en los baños.

Lavarse las manos, de todas formas, no es la solución definitiva. Aunque se laven las manos e incluso se desinfecten, todavía se está propenso a tocar una superficie cubierta de gérmenes como la propia perilla de la puerta del baño.